James D. Watson

James D. Watson


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

James Watson fue el co-descubridor de la estructura de doble hélice del ADN.


DNA Discoverer: Negros menos inteligentes que blancos

Uno de los científicos más eminentes del mundo ha creado una tormenta de fuego racial en Gran Bretaña.

James D. Watson, de 79 años, co-descubridor de la hélice del ADN y ganador del Premio Nobel de Medicina de 1962, dijo al Sunday Times de Londres que estaba "inherentemente pesimista sobre la perspectiva de África" ​​porque "todas nuestras políticas sociales se basan en el hecho de que su inteligencia es la misma que la nuestra, mientras que todas las pruebas dicen que no ".

Reconoció que la creencia predominante era que todos los grupos humanos son iguales, pero que "las personas que tienen que lidiar con empleados negros no encuentran que esto sea cierto".

Reconociendo que el problema era una "patata caliente", el demócrata de toda la vida y humanista secular declarado, sin embargo, dijo que sus creencias no eran una excusa para discriminar a los negros.

"Hay muchas personas de color que son muy talentosas", dijo Watson, "pero no las promocionen cuando no hayan tenido éxito en el nivel inferior".

Le dijo al entrevistador, un ex alumno suyo, que había inaugurado recientemente un centro de aprendizaje de ADN cerca de Harlem y que le gustaría tener más investigadores negros en su laboratorio, "pero no hay nadie para reclutar".

Steven Rose, profesor de ciencias biológicas en la Open University de Gran Bretaña, se apresuró a descartar los comentarios de Watson.

"Este es Watson en su momento más escandaloso", dijo Rose al Times de Londres. "Si conociera la literatura sobre el tema, sabría que estaba fuera de su alcance científicamente, muy aparte de lo social y políticamente".

Watson es el ex director y actual canciller de la institución de investigación biológica Cold Spring Harbor Laboratory en Long Island de Nueva York, y es admirado e infame por decir sin rodeos lo que piensa.

En un documental de la televisión británica en 2003, Watson aconsejó eliminar la baja inteligencia a través de la terapia génica.

"Si eres realmente estúpido, lo llamaría una enfermedad", dijo Watson, según la revista New Scientist. "El 10 por ciento más bajo que realmente tiene dificultades, incluso en la escuela primaria, ¿cuál es la causa?

“A mucha gente le gustaría decir, 'Bueno, pobreza, cosas así'. Probablemente no lo sea ", agregó. "Así que me gustaría deshacerme de eso, para ayudar al 10 por ciento más bajo".

También se refirió a la atracción sexual en el mismo programa de televisión.

"La gente dice que sería terrible si hiciéramos bonitas a todas las chicas", dijo Watson. "Creo que sería genial."

En 2000, le dijo a la audiencia de una conferencia en la U.C. Berkeley que había una correlación entre la exposición de una población a la luz solar y su deseo sexual.

"Por eso hay amantes latinos", dijo Watson, según el San Francisco Chronicle. "Nunca has oído hablar de un amante inglés. Solo de un paciente inglés".

La noción de que las pruebas de inteligencia y otras pruebas científicas muestran que los grupos raciales difieren en inteligencia, al menos estadísticamente, no es nueva.

La última vez que ganó atención popular fue en 1994 con "The Bell Curve", un libro superventas escrito por el psicólogo de Harvard Richard J. Herrnstein (que murió antes de su publicación) y el científico político Charles Murray, que argumentó que la inteligencia era más importante que la socioeconómica. antecedentes o educación para lograr el éxito en la vida estadounidense.

El libro no atribuye explícitamente una conexión genética y racial a la inteligencia, pero Murray en su gira publicitaria para promover el libro citó estudios de que la inteligencia humana podría clasificarse por ascendencia, con los asiáticos orientales y los judíos europeos a la cabeza.

Ese punto de vista fue expresado más claramente en 1995 por el psicólogo británico-canadiense J. Philippe Rushton, cuya "Raza, evolución y comportamiento: una perspectiva de la historia de la vida" cuantificó docenas de diferencias entre negros, blancos y asiáticos.

En la década de 1970, el pionero de la electrónica William Shockley, que ganó el Premio Nobel de Física en 1956, dijo que la raza humana sufriría a medida que las personas menos inteligentes superaran a las más inteligentes, con el mayor daño en la población afroamericana.

La mayoría de los sociólogos, genetistas y psicólogos rechazan la noción de diferencias raciales en la inteligencia, señalando que los factores económicos y sociales influyen claramente en los puntajes de las pruebas de CI.

El tema de la raza en sí es científicamente controvertido, algunos argumentan que es un término sin sentido y otros dicen que los rasgos consistentes ocurren entre individuos de ascendencia compartida.

Watson se encuentra actualmente en Gran Bretaña promocionando su nuevo volumen de memorias recién publicado, "Evite las personas aburridas: lecciones de una vida en la ciencia".

"No hay ninguna razón firme para anticipar que las capacidades intelectuales de los pueblos geográficamente separados en su evolución deberían haber evolucionado de manera idéntica", escribe. "Nuestro deseo de reservar los mismos poderes de la razón como herencia universal de la humanidad no será suficiente para que sea así".


Watson, James D. (1928-)

James D. Watson ganó el Premio Nobel de fisiología y medicina de 1962 junto con Francis Crick y Maurice Wilkins por descubrir la estructura de ADN , o ácido desoxirribonucleico , el portador molecular de información genética. Watson y Crick habían trabajado en equipo desde que se conocieron a principios de la década de 1950, y su investigación se ubica como un avance fundamental en Biología Molecular .

James Dewey Watson nació en Chicago, Illinois, el 6 de abril de 1928, hijo de James Dewey y Jean (Mitchell) Watson. Fue educado en las escuelas públicas de Chicago y durante su adolescencia se convirtió en uno de los Quiz Kids originales en el programa de radio del mismo nombre. Poco después de esta experiencia en 1943, Watson ingresó a la Universidad de Chicago a la edad de 15 años.

Watson se graduó en 1946, pero se quedó en Chicago para obtener una licenciatura en zoología, que obtuvo en 1947. Durante sus años de licenciatura, Watson no estudió genética ni bioquímica & # x2014 su interés principal estaba en el campo de la ornitología. En 1946, Watson pasó un verano trabajando en ornitología avanzada en la estación de investigación de verano de la Universidad de Michigan en Douglas Lake. Durante su carrera universitaria en Chicago, Watson había sido instruido por el conocido genetista de poblaciones Sewall Wright, pero no se interesó en el campo de la genética hasta que leyó el influyente libro de Erwin Schr & # xF6 dinger. ¿Qué es la vida? Fue entonces, informa Horace Judson en El octavo día de la creación: creadores de la revolución en biología, que Watson se interesó en descubrir el secreto de la gene .

Watson se inscribió en la Universidad de Indiana para realizar trabajos de posgrado en 1947. Indiana tenía varios genetistas notables que podrían haber sido importantes para el desarrollo intelectual de Watson, pero la presencia del premio Nobel Hermann Joseph Muller le atrajo antes que los rayos X causan mutación. No obstante, Watson eligió trabajar bajo la dirección del biólogo italiano Salvador Edward Luria, y fue con Luria que comenzó su investigación doctoral en 1948.

La tesis de Watson fue sobre el efecto de los rayos X sobre la tasa de lisis de fagos (un fago o bacteriófago , es un virus bacteriano). El biólogo Max Delbr & # xFC ck y Luria & # x2014, así como varios otros que formaron lo que se conocería como "el grupo de fagos" & # x2014 demostraron que los fagos podían existir en varias formas mutantes. Un año antes, Luria y Delbr & # xFC ck habían publicado uno de los artículos más importantes en genética de fagos , en el que establecieron que una de las características de los fagos es que pueden existir en diferentes estados genéticos de modo que la lisis (o estallido) de las células hospedadoras bacterianas puede tener lugar a diferentes ritmos. Ph.D. de Watson El título se recibió en 1950, poco después de cumplir veintidós años.

A continuación, Watson recibió una beca del Consejo Nacional de Investigación para investigar la estructura molecular de las proteínas en Copenhague, Dinamarca. Mientras Watson estudiaba la estructura de las enzimas en Europa, donde se estaban desarrollando técnicas cruciales para el estudio de las macromoléculas, también asistía a conferencias y se reunía con colegas.

De 1951 a 1953, Watson obtuvo una beca de investigación con el apoyo de la Fundación Nacional para la Parálisis Infantil en el Laboratorio Cavendish de Cambridge, Inglaterra. Esos dos años se describen en detalle en el libro de Watson de 1965, La doble hélice: un relato personal del descubrimiento de la estructura del ADN. Una obra autobiográfica, La doble hélice describe los eventos & # x2014 tanto personales como profesionales & # x2014 que llevaron al descubrimiento del ADN. Watson iba a trabajar en Cavendish bajo la dirección de Max Perutz, quien se dedicaba a la cristalografía de rayos X de proteínas. Sin embargo, pronto se vio envuelto en discusiones con Crick sobre la estructura del ADN. Crick era 12 años mayor que Watson y, en ese momento, era un estudiante de posgrado que estudiaba la estructura de las proteínas.

De manera intermitente durante los dos años siguientes, Watson y Crick teorizaron sobre el ADN y trabajaron en su modelo de estructura de ADN, llegando finalmente a la estructura correcta al reconocer la importancia de las fotografías de difracción de rayos X producidas por Rosalind Franklin en el King's College de Londres. Ambos estaban seguros de que la respuesta estaba en la construcción de modelos, y Watson quedó particularmente impresionado por el uso de la construcción de modelos por parte del premio Nobel Linus Pauling para determinar la estructura de hélice alfa de la proteína. Utilizando datos publicados por el bioquímico estadounidense nacido en Austria Erwin Chargaff sobre la simetría entre los cuatro nucleótidos constituyentes (o bases) de las moléculas de ADN, llegaron a la conclusión de que los componentes básicos debían disponerse en pares. Después de mucha experimentación con sus modelos, encontraron que la estructura de doble hélice correspondía a los datos empíricos producidos por Wilkins, Franklin y sus colegas. Watson y Crick publicaron su artículo teórico en la revista. Naturaleza en 1953 (con el nombre de Watson apareciendo primero debido al lanzamiento de una moneda), y sus conclusiones fueron apoyadas por la evidencia experimental publicada simultáneamente por Wilkins, Franklin y Raymond Goss. Franklin murió en 1958. Wilkins compartió el Premio Nobel con Watson y Crick en 1962.

Después de completar su beca de investigación en Cambridge, Watson pasó el verano de 1953 en Cold Spring Harbor, Nueva York, donde Delbr & # xFC ck había reunido a un grupo activo de investigadores que trabajaban en la nueva área de biología molecular. Watson luego se convirtió en investigador en biología en el Instituto de Tecnología de California, trabajando con Delbr & # xFC ck y sus colegas en problemas de genética de fagos. En 1955, se unió al departamento de biología de Harvard y permaneció en la facultad hasta 1976. Mientras estaba en Harvard, Watson escribió La biología molecular del gen (1965), el primer libro de texto universitario de biología molecular ampliamente utilizado. Este texto ha pasado por siete ediciones y ahora existe en dos grandes volúmenes como un tratado integral del campo. En 1968, Watson se convirtió en director de Cold Spring Harbor, desempeñando sus funciones allí mientras mantenía su puesto en Harvard. Sin embargo, renunció a su nombramiento como profesor en la universidad en 1976 y asumió el liderazgo a tiempo completo de Cold Spring Harbor. Con John Tooze y David Kurtz, Watson escribió La biología molecular de la célula, publicado originalmente en 1983.

En 1989, Watson fue nombrado director del Proyecto Genoma Humano de los Institutos Nacionales de Salud, pero después de menos de dos años renunció en protesta por las diferencias políticas en el funcionamiento de este proyecto masivo. Continúa hablando sobre varios temas relacionados con la investigación científica y tiene una fuerte presencia con respecto a las políticas federales en el apoyo a la investigación. Además de compartir el Premio Nobel, Watson ha recibido numerosos títulos honoríficos de instituciones y fue galardonado con la Medalla Presidencial de la Libertad en 1977 por el presidente Jimmy Carter. En 1968, Watson se casó con Elizabeth Lewis. Ellos tienen dos niños.

En su libro, La doble héliceWatson confirma que nunca evitó la polémica. Su franqueza sobre sus colegas y su combatividad en foros públicos han sido notados por la crítica. Por otro lado, su brillantez científica está atestiguada por Crick, Delbr & # xFC ck, Luria y otros. La importancia de su papel en el descubrimiento del ADN ha sido bien apoyada por Gunther Stent & # x2014 miembro del grupo Delbr & # xFC ck phage & # x2014 en un ensayo que descarta a muchos de los críticos de Watson a través de argumentos bien razonados.

La mayor parte de la vida profesional de Watson la ha pasado como profesor, administrador de investigación y portavoz de políticas públicas para la investigación. Más que cualquier otro lugar en la vida profesional de Watson, Cold Spring Harbor (donde todavía es director) ha sido el más agradable en el desarrollo de sus habilidades como catalizador científico para otros. El trabajo de Watson ha sido principalmente para facilitar y fomentar la investigación de otros científicos.

Ver también Ciclo celular (eucariotas), regulación genética del ciclo celular (procariotas), regulación genética del ADN (ácido desoxirribonucleico) Chips y micromatrices de ADN Hibridación de ADN Código genético Identificación genética de microorganismos Mapeo genético Regulación genética de células eucariotas Regulación genética de células procariotas Genotipo y fenotipo Biología molecular y genética molecular


Primero un héroe de la ciencia y ahora un mártir de la ciencia: el caso James Watson: la corrección política aplasta la comunicación científica libre

En 2007, James D. Watson, quizás el científico vivo más famoso, se vio obligado a retirarse de su puesto y retirarse de la vida pública ante la condena de los medios de comunicación internacionales tras los comentarios sobre las diferencias raciales en la inteligencia causadas genéticamente. Watson fue castigado por expresar puntos de vista francos sobre temas que la opinión de la élite ha determinado que deben discutirse solo con precaución elaborada, renuncias frecuentes y deferencia solemne a las devociones que prevalecen actualmente. James Watson siempre ha sorprendido a mucha gente por su impetuosidad, sin embargo, esta cualidad contundente y de decir la verdad fue intrínseca a su papel en uno de los mayores descubrimientos científicos. Mucho más importante que los "buenos modales", Watson ha ejemplificado consistentemente la virtud científica cardinal: habla lo que entiende que es la verdad sin tener en cuenta la opinión de los demás. El aspecto más escalofriante del asunto Watson fue la forma en que tantos miembros influyentes de la comunidad de investigación científica se unieron a la condena de los medios dirigida contra Watson. Quizás la traición más atroz de la ciencia fue un artículo de editorialistas de la principal revista científica británica Nature. En lugar de defender la libertad de discurso en busca de la verdad científica, Nature culpó a Watson de ser "grosero" y carecer de "sensibilidad" al discutir las diferencias genéticas humanas. Pero si se les pide que elijan entre los editores "sensibles" de Nature o el genio "grosero" de James D. Watson, todos los científicos serios deben ponerse del lado de Watson. Porque cuando un investigador de primer nivel como Watson es expulsado de su cargo por una turba viciosa, arbitraria y falsa, todos los científicos menores se vuelven vulnerables a un tratamiento análogo al capricho de los medios de comunicación. Una marca celosa y coercitiva de "corrección política" está haciendo que la verdad biológica de las diferencias genéticas humanas sea intolerablemente difícil de descubrir y discutir en los Estados Unidos y el Reino Unido. Esto necesita cambiar. Mi esperanza es que la verdad prevalezca sobre la corrección política y James Watson no solo será exonerado, sino reivindicado como un ejemplo de la verdadera moralidad de la ciencia: que la comunicación científica debe ser clara, directa, incluso burda, en la búsqueda de verdad. James Watson ha sido un héroe de la ciencia por los logros de su carrera, y también un mártir de la ciencia al final de su carrera.


James Watson y la insidia del racismo científico

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

El biólogo molecular James Watson, junto con Francis Crick, ganó el Premio Nobel en 1962 por descubrir la estructura de doble hélice del ADN. Imágenes de Bettmann / Getty

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Los pedigrí científicos son como cualquier árbol genealógico: cuando se agitan, pueden revelar secretos familiares. La mayoría de las veces, las conexiones académicas se divulgan de manera informal, los empleadores potenciales quieren saber con quién publicaste y a quién pueden llamar para obtener una referencia personal. Pero a veces revelan mucho más.

C. Brandon Ogbunu es profesor asistente en el Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Brown y biólogo computacional interesado en enfermedades.

Mi carrera comenzó como asistente de investigación en el laboratorio de Susan Gottesman en el Instituto Nacional del Cáncer en Bethesda, MD. Microbióloga pionera, Gottesman es mejor conocida por su trabajo fundamental en la regulación de genes bacterianos. Sin embargo, al principio de su carrera, Gottesman fue asistente de investigación de pregrado en el laboratorio de James Watson, el famoso co-descubridor de la estructura de doble hélice del ADN. De hecho, a través de su conexión directa con Gottesman y porque el trabajo de Watson ayudó a establecer mis campos de estudio, James Watson puede considerarse mi antepasado académico.

Si bien Watson siempre ha sido un personaje curioso, no fue hasta 2007 que su personalidad se puso al día con su mitología. Ese año hizo comentarios sobre, entre otras cosas, las sombrías perspectivas para el continente africano y sus descendientes, destino que atribuyó a una inteligencia inferior. Poco después, emitió una disculpa, diciéndole al Associated Press, "No hay una base científica para tal creencia". Pero a principios de este mes, duplicó este sentimiento durante el documental de PBS Maestros estadounidenses: decodificación de Watson. Sus comentarios llevaron a Cold Spring Harbor Laboratory, la reconocida institución de investigación con la que Watson ha estado asociado durante mucho tiempo, a despojarlo de sus títulos honoríficos.

Esa persona que me separa, un biólogo computacional afroamericano, de James Watson, premio Nobel y portavoz de opiniones racistas, presenta un dilema. Durante años, me he deleitado con los poderes del ADN, sin embargo, una de las personas más asociadas con su descubrimiento ha hecho comentarios abominables sobre mi raza. El dilema plantea varias preguntas: ¿Cómo se siente ser un científico negro que le debe mucho a James Watson en general, y en mi caso, está vinculado a su pedigrí específico? ¿Es mucho ruido y pocas nueces, o el científico negro podría ocupar un lugar especial en las conversaciones modernas sobre el racismo científico?

Irónicamente, mi madre, una mujer afroamericana criada en el oeste de Baltimore en las décadas de 1940 y 1950, me presentó el legado científico de James Watson, nieta de una mujer nacida en Carolina del Norte cerca de la época de la emancipación. Que mi madre hubiera sido científica en diferentes circunstancias es una buena suposición, y heredé su amor por las matemáticas y su adoración por los científicos. Su copia de Watson La doble hélice compartió la misma estantería con las obras de James Baldwin y Toni Morrison. Habló con entusiasmo del descubrimiento de la estructura del ADN y enfatizó que el trabajo en equipo y la perseverancia pueden resolver algunos de los mayores problemas del mundo. Casi siempre escuché. Apliqué esa creencia a mi trabajo de posgrado en biología evolutiva, un campo que fue transformado por la genómica (un resultado que Watson predijo con impresionante presciencia).

James Watson es un entusiasta del ADN. Esta postura no solo es comprensible, no es controvertida, y muchas personas que no son racistas científicos también son entusiastas del ADN. (Incluso podría ser descrito como tal). La cuestión de si la base biológica de la vida compleja tiene que ver con los genes o con el medio ambiente es en parte empírica. Y (alerta de spoiler) hasta ahora sabemos que los genes pueden elaborar con autoridad la materia prima de muchos rasgos morfológicos, conductuales y asociados a enfermedades. Otras explicaciones de la base de la vida son al menos tan eminentes, y no necesariamente están en conflicto con la centralidad del ADN: la historia, el contexto y el entorno giran las perillas sobre cómo se construyen los genes, cómo hacen su trabajo y cómo se manifiestan los rasgos en un mundo dinámico.

Estas son preguntas fascinantes e importantes que podrían interesar a James Watson. El problema es que sus controvertidas afirmaciones sobre los negros no abordan esas preguntas. Watson no aparece en las noticias por estar interesado en los genes asociados con el logro educativo. Él no es radioactivo por sugerir que el color con el que pintas la habitación de tu niño no los convertirá en adultos más creativos. Watson fue despojado de sus títulos no por hablar de diferencias grupales, sino porque sus comentarios mostraban un uso indebido imprudente de la ciencia.

El furor por Watson ha generado una reacción reaccionaria. Sus críticos han planteado preguntas retóricas sobre si lo que dice James Watson realmente le importa a alguien. Otros han sugerido que lo han tratado injustamente, insinuando que el alboroto es solo una señal de virtud, que los antiliberales lo dejaron nuevamente. Pero todos fallan en el blanco.

Sí, los comentarios racistas hieren a la gente. Sí, afectan la forma en que muchos de nosotros nos vemos e interactuamos con nuestros compañeros. Y sí, esto se aplica incluso a aquellos de nosotros que hemos sido llamados "excepcionales", generalmente porque hemos existido en profesiones con pocos cuerpos negros.

El excepcionalismo negro es una idea popular y complicada. Afirma que existe una identidad negra "promedio" monolítica, y que al trascender este promedio, uno es excepcional. Si bien la idea no está soldada a los logros negros, está relacionada. Los miembros exitosos de la comunidad negra que de alguna manera evitaron la regresión a la media (negra) se presentan como modelos, excepcionales en su tipo. Hay cumplidos indirectos, y luego está el excepcionalismo negro, una idea racista ligeramente vestida con una palmada en la espalda.

Algunos de nosotros, de manera ingenua o superficial, vestimos el excepcionalismo negro como insignia de honor, incluso bajo la apariencia de progreso: "Les mostraré de lo que somos capaces". Al diablo con las buenas intenciones, porque adoptar esta postura es caminar directamente hacia una trampa perniciosa. Las ideas racistas más efectivas rara vez niegan la existencia de miembros excepcionales del grupo externo al que se atribuyen características indeseables.

Por el contrario, las ideas más destructivas abarcan a los miembros de alto rendimiento para la cobertura estadística. Para argumentar que el desempeño medio de un grupo externo es menor para un rasgo deseable, debería haber algunos de alto desempeño. Los negros de alto rendimiento son esenciales para el racismo como el de James Watson, e incluso él podría predecir un negro excepcional estadístico y genético, porque no pueden todos ser incompetente.

El problema con este argumento no es solo que evita discusiones críticas sobre las posibles fuentes de diferencias grupales, sino también que usa la noción del individuo excepcional para justificar ideas racistas hacia otros en el grupo externo. En general, las apelaciones de sillón a las estadísticas a menudo ocultan sentimientos negativos que la gente ya tiene, actitudes forjadas en el fuego del miedo y los prejuicios, no en la ciencia.

Al final, el privilegio de trabajar en áreas donde los antepasados ​​genéticos de uno no fueron históricamente bienvenidos es el producto de siglos de sacrificios que construyeron un escenario para que nuestros genes actuaran. Muchos de nosotros hemos observado ejemplos análogos en nuestras propias vidas: amigos que eran más inteligentes que nosotros, pero fueron a la escuela equivocada o se descarrilaron por un trauma familiar. Vecinos que dejaron de lado su amor por el álgebra y optaron por centrarse en la velocidad del velocista por la que se sentían más valorados. Mujeres jóvenes brillantes abiertamente desalentadas de seguir una educación superior. Esto no es una tontería hiperbólica, narrativa. Estas son vidas reales. Y definen los entornos en los que se expresan nuestros genes, sea cual sea su composición.

Al reflexionar sobre el racismo científico de esta manera, ser negro y un descendiente académico de James Watson me lleva a una conclusión nueva y radical: los científicos negros están en la mejor posición para comprender qué es lo que está tan roto sobre las ideas de Watson y su ejército. Existimos porque nuestro entorno nos dio, y no a nuestros antepasados, la oportunidad de prosperar. Y aunque la historia ha proporcionado suficientes datos para respaldar este punto, podemos puntuarlo con un experimento mental conmovedor.

Imagine una realidad alternativa en la que James Watson fuera idéntico excepto por poseer rasgos físicos asociados con ser fenotípicamente negro. En este mundo, Watson, con el mismo talento, pero criado de negro en Chicago en la década de 1930, seguramente habría leído sobre el eventual descubrimiento de Linus Pauling o Rosalind Franklin de la estructura de doble hélice del ADN, y habría soñado con un mundo que le diera la oportunidad de hacer lo mismo.


James D. Watson

El Dr. James D. Watson es ampliamente considerado como el padre de la ciencia del ADN. Nació en Chicago, Illinois en 1928 y se educó en la Universidad de Chicago. En 1953, mientras estaba en la Universidad de Cambridge, él y Francis Crick propusieron con éxito la estructura de doble hélice del ADN, una idea descrita por Sir Peter Medawar como el mayor logro de la ciencia en el siglo XX. Por este trabajo, Watson y Crick junto con Maurice Wilkins fueron galardonados con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1962. Mientras era profesor en Harvard, Watson comenzó una carrera como escritora que generó el texto fundamental Molecular Biology of the Gene, el más vendido volumen autobiográfico La doble hélice y, más recientemente, Evite las personas aburridas.

Como Director del Laboratorio Cold Spring Harbor (CSHL) de 1968 a 1994, fue una fuerza impulsora detrás de la creación de los programas de neurociencia y genética del cáncer del Laboratorio y desempeñó un papel fundamental en la organización del Proyecto Genoma Humano. Por este último trabajo fue galardonado con la Medalla Copley en 1993 por la Royal Society. Por su liderazgo en la promoción del concepto del genoma personalizado, el Dr. Watson es honrado esta noche con una Medalla de Doble Hélice. Pionero en este y otros aspectos de la ciencia del genoma, es uno de los dos únicos individuos hasta la fecha que han secuenciado su propio genoma por completo. Es importante destacar que posteriormente publicó la secuencia en el sitio web de CSHL (www.cshl.edu), una bendición para la comprensión pública de la genómica y su promesa en la investigación de enfermedades.

El Dr. Watson fue elegido miembro de la Academia Nacional de Ciencias en 1962 y en 1977 recibió la Medalla de la Libertad del presidente Ford. Ha recibido títulos honoríficos de muchas universidades, incluidas la Universidad de Chicago (1961), la Universidad de Harvard (1978), la Universidad de Cambridge (1993), la Universidad de Oxford (1995), el Trinity College (2001) y la Universidad de Uppsala (2007). Fue elegido miembro de la Royal Society en 1981. El Dr. Watson recibió la Medalla Nacional de la Ciencia en 1997, la Medalla de la Libertad de la Ciudad de Filadelfia en 2004 y la Medalla Benjamin Franklin otorgada por la Sociedad Filosófica Estadounidense en 2001. La reina Isabel proclamó fue Caballero honorario del Imperio Británico en 2002. Además de su servicio como su Director, el Dr. Watson ha servido a CSHL como Presidente (1994-2003) y Canciller (2003-2007) y ahora es Canciller Emérito.


James D. Watson - Historia

Para iniciar el video manualmente, haga clic en:

Luego use el botón de retroceso de su navegador para regresar

Sí, absolutamente [Recuerdo mi primer encuentro con él.] Está grabado en mi cerebro con mucha claridad. Yo era un estudiante de posgrado en Canberra en la Universidad Nacional de Australia en Australia. Estuve allí de 1976 a 1978. Mi supervisor fue Alan Bellett, un científico fantástico. Aprendí mucho de el. Fue invitado al Simposio de Cold Spring Harbor en 1978 y dos días antes de la reunión se enfermó y no pudo asistir. Hubo mucha discusión sobre si en primer lugar yo, como estudiante de posgrado, solo había dos estudiantes de posgrado en su laboratorio. Se suponía que Alan hablaría sobre mi trabajo. Así que la cuestión era si podía sustituirlo, si Cold Spring Harbor [Laboratorio] me lo permitiría. Y la otra era si realmente podía hacerlo. Ni siquiera tenía un pasaporte activo en ese momento. Así que el presidente del departamento llamó Cold Spring Harbor [Laboratorio]. Creo que habló con Ahmad Bukhari, quien estaba coorganizando la reunión con Tom Broker y Jim [Watson]. Y ellos muy amablemente dijeron "Sí", podría venir y hablar en su lugar. Y luego lo que sucedió es que estábamos en la capital nacional en Canberra, así que a través de las conexiones que tenía la gente, me llevaron al Departamento de Defensa y obtuve un pasaporte en casi un instante. Luego fuimos directamente a la Embajada de Estados Unidos y obtuve una visa, así como así. Y ese día me fui. En realidad, debido a la línea de fecha internacional, llegué a Hawái el mismo día que obtuve mi visa, lo cual fue extraño porque tienes que volar a través de Hawái. Llegué al [aeropuerto] Kennedy a las 5:30 de la mañana después de volar desde Sydney, y llegué a Cold Spring Harbor un jueves, la mañana después de que comenzara la reunión. Cuando salí de aquí fui a la primera sesión que empezó a las 9:00. Y ese día me senté durante todas las sesiones hasta las 11:30 de la noche porque estaba absolutamente conectado, así que no tenía que dormir. Conocí a Jim por primera vez en la pausa para el café esa mañana. Estaba hablando con Arthur Kornberg. Quería ir a agradecerle, quiero decir, nunca lo había conocido, nunca había estado en Cold Spring Harbor. Pero quería agradecerle por permitirme venir. Hubo una oportunidad. Él estaba parado allí y yo estaba cerca de él, así que me acerqué y me presenté. Luego me presentó a Arthur Kornberg. No sabía que era Arthur Kornberg. Había hablado la noche anterior, pero yo no estaba allí. Entonces conocí a Jim y Arthur al mismo tiempo. Es algo muy extraño porque Jim y Arthur Kornberg son tan diferentes científicamente. Quiero decir que son polos opuestos. Y, sin embargo, ambos extremadamente influyentes. Así que nunca lo olvidaré.

El biólogo molecular y bioquímico Bruce Stillman recibió su Ph.D. de la Escuela de Investigación Médica John Curtain de la Universidad Nacional de Australia en 1979. Su larga afiliación con el Laboratorio Cold Spring Harbor comenzó en 1979 cuando llegó como becario postdoctoral. Se convirtió en miembro del personal científico (1981), Científico Senior (1985), Subdirector (1990), Director y Consejero Delegado (1994) y Presidente (2003), cargo que ocupa actualmente. Stillman también ha sido Director del Centro de Cáncer de CSHL desde 1992.

Su investigación se centra en la replicación del ADN, la genética de las levaduras, el ciclo celular y la estructura de la cromatina. Su trabajo ha dilucidado la razón por la cual las secuencias de ADN y los estados silenciados de la cromatina se transmiten de generación en generación. Su laboratorio se ocupa de comprender los mecanismos y la regulación de la replicación del ADN en las células eucariotas, un proceso que garantiza la duplicación precisa y la herencia del material genético de una generación celular a la siguiente.


6 queridos científicos que en realidad eran unos idiotas

Cuando has pasado tu vida como un científico famoso, los historiadores tienden a olvidar tus malos rasgos de personalidad. Tiene sentido: si estás curando la peste negra, ¿a quién realmente le importa si tienes un problema con hongos en la piel o prostitutas (o ambos)?

A pesar de esto, los seis científicos de este artículo fueron unos idiotas tan abominables que incluso sus increíbles contribuciones a la humanidad no pudieron eclipsar sus contribuciones al mundo de los idiotas.

Thomas Edison

¿Por qué lo amamos tanto?

Trabajando horas sin dormir en su laboratorio, Edison fabricó una bombilla que podría producirse para las masas. Finally, people were able to stay awake late enough to watch El show de esta noche. His numerous patents changed human life and inspired this really creepy memorial page.

But He Was Actually a Total Jerk Because .

He had a fondness for electrocuting animals.

Thomas Edison popularized and "sold" direct current for electric power. In what was probably the nerdiest battle in history, Edison got into it with George Westinghouse and Nikola Tesla in what was dubbed the "War of Currents." Judging solely by the name, one might think these men battled with strange devices that shot electricity at each other. But no, instead Edison toured the country using his competitor's "alternating current" to electrocute animals. In a famous video that is in absolutely no way safe for work at all, Edison electrocuted an adorable elephant named "Topsy."

Edison was propelled by furious rage coming from the fact that Tesla had once been Edison's employee but left because Edison didn't understand Tesla's alternating current experiments. In fact, the reason Tesla left was because Edison had promised him $50,000 but reneged on the deal. To get him back, Tesla harnessed Niagara Falls to produce alternating current, proving he had the superior electricity. Alternating current is now standard in American homes today and is never involved in accidental elephant deaths.

In addition to all this dickery, Edison also had film technicians steal copies of the groundbreaking film Le Voyage dans la lune. Edison distributed the bootlegs for a tidy profit, while the revolutionary director was left bankrupt, with no way to return his significant investments. It takes a lot to look like a jerk by Hollywood standards, but Edison definitely fit the bill.

James D. Watson

Why Do We Love Him So Much?

Along with his LSD-induced partner, Watson discovered DNA. In terms of human self-understanding, they pretty much touched the monolith.

But He Was Actually a Total Jerk Because .

He refused to stop saying stuff that was vaguely racist, vaguely sexist and totally creepy.

Watson's mouth had a veritable double helix of tongues, able to twist any scientific conference into an offensive sound bite. He first started raising eyebrows when he claimed that fetuses that test in the bottom 10 percent of intelligence should be aborted. Controversial, but it could easily be argued that he was making a statement for compassion and mercy, just in a really garbled way.

Unfortunately, that idea was soon put to bed when Watson started saying things that weren't controversial, just flat-out weird. He made the statement that he had no problem with using genetic engineering to make all girls pretty. In his own sad, demented words, "Whenever you interview fat people, you feel bad because you know you're not going to hire them." Always the epitome of compassion, that James D. Watson.

Watson's foot-in-mouthery doesn't stop there. In 2000, he gave a presentation at a conference where he linked skin color with sex drive. Showing blown-up slides of bikini-clad women, Watson claimed that melanin was linked directly to sex drive, and used it to explain why Latins make better lovers than Englishmen. The final straw came when he complained that the intelligence of Africans was lower than their non-African counterparts. Intense pressure forced him to resign his job, he no doubt spends his ample leisure time engineering an army of supermodels.

Antoine Lavoisier

Why Do We Love Him So Much?

One of the greatest minds of all time, Lavoisier discovered and named the element oxygen and made the metric system. So every time you suck in a deep breath because some American doesn't understand what a kilogram is, think of Antoine Lavoisier.

But He Was Actually a Total Jerk Because .

He was a ruthless merchant who didn't mind making a buck off of poor people.

As administrator of France's premier pre-revolutionary aristocratic council, Lavoisier's economic policies were sometimes contradictory. On the one hand, he introduced taxation reform with the aim of helping the peasants. On the other hand, he tried to build a freaking wall around the city to keep poor people from smuggling in food and clothes.

When the French revolution came, it was not the best of times for Lavoisier. He was accused of selling watered-down tobacco, which is just wrong. Speaking of just wrong, when he was 28, he married a 13-year-old (some sources say 14, which isn't any better). In addition, he was literally accused of trying to cut off Paris' air supply by building the aforementioned wall around the city. The irony of this ridiculously non-scientific conclusion probably would've made Lavoisier's head explode, if it wasn't lying in a bucket.

Aristóteles

Why Do We Love Him So Much?

For thousands of years, Aristotle's views on science were considered the foundation for human experimentation. Before Aristotle, the answer to almost any question was pretty much "The gods did it," which made quiz shows unbearably easy.

But He Was Actually a Total Jerk Because .

He may have been more racist than Hitler.

Now, to just flat-out fingerpoint at an ancient person for being racist is silly. During Aristotle's time, there weren't even that many other races to speak of, and it was quite common to look at others as barbarians. That said, Aristotle had such a derogatory opinion of other creeds that it even freaked out his fellow racist peers. Rumor has it even Alexander, not known for his tolerance of other cultures, wrote Aristotle a letter asking him to back off. Aristotle did not back off he was bent on telling the world that other races deserved to be enslaved and that interbreeding meant poisoning one's blood.

Adding to the body of evidence that Aristotle was kind of an overprivileged dillhole was his hilarious views on women. Women at the time were regarded as inferior to men, but Aristotle went so far as to try to make a science of it, claiming:

− Women are colder than men
− Women are like infertile men
− Women remember things longer than men (score one for women)

Aristotle had a whole caste-esque ranking of how important people were, based solely on race, gender and nobility. In fact, he often scribed that lower-class men would never reach their full potential, and fought to refuse voting rights to manual laborers. Aristotle's vision of hell would probably closely resemble a NASCAR race.

Hans Geiger

Why Do We Love Him So Much?

His invention, the Geiger counter, has saved countless lives by giving an advanced warning for radiation. Designed in 1925, it is still being used in many capacities today. Who knows how many lab technicians would've accidentally been transformed into irradiated supervillains if not for the Geiger counter?

But He Was Actually a Total Jerk Because .

He was an unrepentant Nazi.

Hans Geiger seemed all right before World War II. He even authored a paper urging the Nazis to leave scientists alone, and presented it to Hitler.

But World War II flipped Geiger like it was the Stanford prison experiment. Geiger turned in his Jewish scientist colleagues, some who had worked alongside him before the war.

Despite a professed dislike for the military, Geiger supported the Nazi effort like a baseball fan during a pennant run. He worked adamantly to build a nuclear bomb. Despite the onset of rheumatism, Geiger continued to work on the project until a lack of uranium forced its cessation. Now, if there only were a meter that could detect weirdos like him.

Benjamin Franklin

Why Do We Love Him So Much?

Ben "C-Note" Franklin practically embodies the American spirit of unbridled adventure. He flew a kite in a rainstorm, he co-authored the Constitution, and he loved beer. He freed the colonists, freed his slaves and freed his mind with a little hemp now and then. What's not to love about Benjamin Franklin?

But He Was Actually a Total Jerk Because .

He was an insufferable, petty whore of a man whom his peers loathed. Also, he may or may not have let people saw up dead children in his home.

Ben Franklin was not a guy you wanted to get in an argument with. He established a lengthy pattern of going to extreme lengths to win petty squabbles. Once Franklin tried to get the entire government switched from proprietary to royal, just to grab some land from William Penn. His antics annoyed fellow legislators to the point where he would get kicked out of assemblies. Franklin was one of those geniuses whose ideas were sometimes revolutionary and most of the time awful: He once tried to sell Noah Webster on the concept of replacing six letters in the alphabet. Ben Franklin certainly had tenacity, whether he was trying to liberate America or just annoy the crap out of people.

Ben Franklin was also a notorious lech, even for the colonial equivalent of a rock star. He had an illegitimate son, then disowned him for supporting the king of England. He wrote a lengthy letter to a friend giving detailed advice on how to choose a mistress (hint: Franklin seems to be into cougars). In a famous rumor, Franklin allegedly tried desperately to win the sexual affections of a married woman 40 years younger than he.


Lab revokes honorary titles for Nobel Prize winner James Watson after repeated racist comments

Nobel Prize-winning scientist James Watson, who helped discover the structure of DNA, was stripped of several honorary titles last week after his recent comments linking race and intelligence to genetics.

Nobel Prize-winning scientist James Watson has been stripped of his honorary titles at the laboratory he once led after doubling down on racist comments.

Watson, who discovered DNA’s double helix structure alongside Francis Crick and Rosalind Franklin in the 1950s, said that genes cause a difference on IQ tests between blacks and whites, in a recent PBS documentary "American Masters: Decoding Watson."

The leaders of Cold Spring Harbor Laboratory on Long Island said in a statement his comments were “reprehensible, unsupported by science.”

This isn't Watson’s first controversial comment about race. He lost his position as chancellor at the lab in 2007 after he told the Sunday Times he was “inherently gloomy about the prospect of Africa" because "all our social policies are based on the fact that their intelligence is the same as ours, whereas all the testing says not really."

He added that although he wished everyone were equal, “people who have to deal with black employees find this not true.”

James Watson, founder of the DNA structure and winner of the 1962 Physiology and Medicine Nobel Prize, has had his honorary titles revoked by the Cold Spring Harbor Laboratory in New York. (Photo: Jose Mendez, EPA-EFE file photo)

His comments in the documentary “effectively reverse the written apology and retraction Dr. Watson made in 2007,” the lab’s statement read. As a result, the lab stripped him of his titles of Chancellor Emeritus, Oliver R. Grace Professor Emeritus and Honorary Trustee.

Watson became the first person to sell his Nobel Prize in 2014 as part of an attempt to restore his reputation, the New York Times reported.

His son Rufus told the Associated Press that his 90-year-old father is recovering at home from a car crash in October and has “very minimal” awareness of his surroundings.

“My dad’s statements might make him out to be a bigot and discriminatory,” he said. "They just represent his rather narrow interpretation of genetic destiny.”


James D. Watson - History


ADN by Jerome Walker and Dennis Myts
  • Ocupación: Molecular biologists
  • Nació:
    Crick: June 8, 1916
    Watson: April 6, 1928
  • Murió:
    Crick: July 28, 2004
    Watson: Still alive
  • Mejor conocido por: Discovering the structure of DNA

James Watson was born on April 6, 1928 in Chicago, Illinois. He was a very intelligent child. He graduated high school early and attended the University of Chicago at the age of fifteen. James loved birds and initially studied ornithology (the study of birds) at college. He later changed his specialty to genetics. In 1950, at the age of 22, Watson received his PhD in zoology from the University of Indiana.


James D. Watson.
Source: National Institutes of Health

In 1951, Watson went to Cambridge, England to work in the Cavendish Laboratory in order to study the structure of DNA. There he met another scientist named Francis Crick. Watson and Crick found they had the same interests. They began working together. In 1953 they published the structure of the DNA molecule. This discovery became one of the most important scientific discoveries of the 20th century.

Watson (along with Francis Crick, Rosalind Franklin, and Maurice Wilkins) was awarded the Nobel Prize in Physiology or Medicine in 1962 for the discovery of the DNA structure. He continued his research into genetics writing several textbooks as well as the bestselling book La doble hélice which chronicled the famous discovery.

Watson later served as director of the Cold Spring Harbor Lab in New York where he led groundbreaking research into cancer. He also helped to form the Human Genome Project which mapped out the human genetic sequence.

Francis Crick was born in Weston Favell, England on June 8, 1916. His father was a shoemaker, but Francis soon found a love for learning and science. He did well in school and attended the University College London. Crick had won several awards for his research when he met James Watson at the Cavendish Laboratory in Cambridge, England. They soon made their famous discovery of the DNA double helix in 1953.

After making the discovery and winning the Nobel Prize in 1962, Crick continued his research into genetics at Cambridge. He later worked as a research professor at the Salk Institute in California for many years. Crick died of colon cancer on July 28, 2004.

Discovering the Structure of DNA

In the early 1950s, scientists had learned a lot about genetics, but they still didn't understand the structure of the DNA molecule. Scientists needed to understand the structure of DNA in order to fully understand genetics. The Cavendish Laboratory had put together a team to try and solve the problem before an American team led by the famous biochemist Linus Pauling could. It became a race to see who could figure it out first!

When Crick and Watson met at Cambridge they quickly learned that they had the same passion for solving the DNA structure. They both had similar ideas as well on how the problem could be solved. Despite having very different personalities, they became good friends and respected each other's work.


DNA model template used by Crick and Watson.
Source: Smithsonian. Photo by Ducksters.

Using stick-and-ball models, Watson and Crick tested their ideas of how the DNA molecule might fit together. Their first attempt in 1951 failed, but they kept at it. They also used information from X-ray pictures to give them ideas for the structure. Rosalind Franklin and Maurice Wilkins were two scientists that were experts in taking these pictures. Crick and Watson were able to gain some valuable information by studying pictures taken by Franklin and Wilkins.

In 1953, Crick and Watson were able to put together an accurate model of the DNA structure. The model used a twisting "double helix" shape. This model would help scientists throughout the world in learning more about genetics.


Ver el vídeo: ДЭНИЕЛ КРЭЙГ - КАК ЖИВЁТ ДЖЕЙМС БОНД?