Hechos básicos de Micronesia - Historia

Hechos básicos de Micronesia - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

ESTADOS FEDERADOS DE MICRONESIA

Información básica.

Gobierno

Derechos humanos

Noticias

Geografía

Historia

Gente

Población 2002 ................................ 135,869
PIB per cápita 2001 (paridad del poder adquisitivo, US $) ........... 2000
PIB 2001 (paridad del poder adquisitivo, miles de millones de dólares) ................ .269
Desempleo................................................. ....................dieciséis%

Crecimiento anual medio 1991-97
Población (%) ....... 2.1

Área total................................................ ................... 271 millas cuadradas
Población urbana (% de la población total) ............................... 29
Esperanza de vida al nacer (años) ........................................... .......... 67
Mortalidad infantil (por cada 1.000 nacidos vivos) ... 30
Acceso a agua potable (% de la población) ... 22
Analfabetismo................................................. .................................................. .11


Estados Federados de Micronesia - Historia y cultura

Colonizados sucesivamente por portugueses, españoles, alemanes y japoneses, los ahora administrados Estados Federados de Micronesia son un verdadero crisol de culturas, pero sus tradiciones indígenas están siempre presentes. Los lugareños muestran claramente que las costumbres seculares perduran y que las afiliaciones étnicas siguen siendo fuertes. Cada isla exhibe distinciones únicas, así como similitudes entre sí, y la música y la danza son las facetas más coloridas de la herencia de Micronesia.

Historia

Antes de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Federados de Micronesia estaban gobernados por varias potencias mundiales, incluidos Portugal, Alemania, España y Japón. No fue hasta el final de la guerra que el poder se trasladó a Estados Unidos, que asumió el control de las islas. Los restos de los restos del naufragio se pueden ver en toda la región, desde ruinas de fortificaciones hasta numerosos barcos hundidos. De hecho, Micronesia alberga la colección de buques de guerra más impresionante del mundo.

El año 1947 vio el nacimiento del Territorio en Fideicomiso de las Naciones Unidas de las Islas del Pacífico, que fue administrado en su totalidad por los Estados Unidos. La primera señal de movimiento hacia la autonomía de Micronesia llegó con el establecimiento del Congreso de Micronesia en 1964. La falta de desarrollo y control sobre la planificación económica de la región llevó a los miembros a presionar por el autogobierno.

Los esfuerzos para forjar una identidad nacional se hicieron a mediados y fines de la década de 1970, con la creación de una convención constitucional y un referéndum que aprobó el documento. Esta fue la formación oficial de los Estados Federados de Micronesia, que ahora se compone de cuatro distritos centrales: Kosrae, Pohnpei, Yap y Chuuk. El nuevo gobierno se estableció en 1979, pero la federación permaneció bajo el control de Estados Unidos hasta 1986, cuando finalmente entró en vigor el Pacto de Asociación Libre. Los Estados Federados de Micronesia pasaron a formar parte de las Naciones Unidas en 1991.

Cultura

Los habitantes de los Estados Federados de Micronesia tienen predominantemente raíces micronesia, cultural y lingüísticamente, pero las minorías polinesias también residen en algunos de los atolones más lejanos. Las influencias europeas y japonesas también están presentes en elementos de la cultura local, gracias a años de colonización. Se pueden observar diferentes costumbres y tradiciones en cada una de las islas, pero años de aislamiento del resto del mundo las dejaron más parecidas entre sí que distintas. Se formaron y desarrollaron tradiciones, lenguajes y normas únicos en Micronesia mucho antes del contacto occidental y oriental.

Los micronesios tienen una herencia musical única que es evidente en las canciones tradicionales, que se han transmitido de generación en generación. Los desarrollos recientes han incorporado otros géneros musicales como pop, country, reggae y europop. Las danzas indigenas todavía están muy vivas en forma de arte con palos y la danza a la luz de la luna, que es un placer de ver. Los concursos se llevan a cabo regularmente en un esfuerzo por preservar la cultura.

Los lugareños tienen antecedentes religiosos variados, pero alrededor del 50 por ciento de la población observa la fe católica romana, mientras que el 47 por ciento son protestantes. El tres por ciento restante son otras denominaciones cristianas.


Hechos extraños sobre Micronesia

1. UNA CHOZA DE USO MÚLTIPLE

Men House es un edificio comunitario donde los hombres comen, duermen y almacenan sus canoas. Los hombres también se reúnen y discuten sobre asuntos comunitarios aquí.

2. MEZCLA NO, VOZ NO

Los hermanos y hermanas de sangre se evitan en público. Y nunca deben expresar nada que tenga que ver con el sexo en presencia del otro.

3. PRESENTACIÓN

Las mujeres caminan detrás de sus maridos en público. Es una marca de honor.

4. SIN AMOR PÚBLICO

Los amigos del mismo sexo pueden tomarse de la mano en público como señal de amistad. Pero las personas del sexo opuesto no deben intentar semejante rareza.

5. SOCIAL PERO SEGREGADO

En la iglesia y en las reuniones sociales, no se recomienda que los hombres se sienten separados, al igual que las mujeres que se sienten juntas.

6. AMOR VECINOS

Es imprescindible compartir la comida con los visitantes.

7. CIVILIZACIÓN CONSERVADORA

Un grupo ético el Rumungen el extremo norte es terriblemente conservador. los Rumung eliminado el puente que los une a la Ladrar para no tener nada que ver con la civilización occidental.

8. LICITACIÓN LEGAL

La moneda oficial es el USD.

9. MUCHOS MAESTROS, MISMA NACIÓN

Micronesia ha tenido cuatro amos coloniales hasta ahora. Eran los portugueses, los españoles, los alemanes y los japoneses.

10. MATRILINEAL

El linaje familiar, especialmente el que conduce a la herencia, se rastrea a través de la madre.


Una breve historia de Micronesia

Fernando de Magallanes fue el primer europeo en visitar Micronesia. Crédito de la imagen: Colección Everett / Shutterstock

Micronesia se colonizó por primera vez hace unos 3.500 años. Micronesia occidental, que consta de Palau y las islas Marianas, probablemente fue colonizada por personas de las actuales Filipinas e Indonesia. Por el contrario, el este de Micronesia probablemente fue habitado por primera vez por personas de Melanesia. La región estuvo inicialmente gobernada por caciques individuales. Alrededor del año 500 d.C., sin embargo, un reino centralizado bajo la dinastía Saudeleur surgió en la isla de Pohnpei, ahora ubicada en los Estados Federados de Micronesia. El centro de este reino se conocía como Nan Madol. Era una ciudad de pequeñas islas artificiales unidas por una serie de canales. Hoy, algunos llaman a Nan Madol la Venecia del Pacífico. Durante unos 1.000 años, la dinastía Saudeleur se unió y gobernó Pohnpei, en la que vivían unas 25.000 personas. Sin embargo, cuando los primeros europeos llegaron a Micronesia, el reino se había derrumbado.

Los europeos comenzaron a llegar en el siglo XVI, y el primer europeo registrado que visitó las islas fue Fernando de Magallanes en 1521. A principios del siglo XVII, España había colonizado Guam, las Islas Marianas del Norte y las Islas Carolinas. Sin embargo, no fue hasta finales del siglo XIX que toda Micronesia estuvo en manos europeas. Después de la breve guerra hispanoamericana en 1898, Estados Unidos tomó el control de Guam de España. Alemania controlaba Nauru, así como las Islas Marshall, Carolina y Mariana del Norte. Los británicos controlaban las islas Gilbert.

Después de la Primera Guerra Mundial, los territorios de Alemania en el Pacífico fueron confiscados. Nauru quedó bajo el control australiano, mientras que las otras islas controladas por los alemanes quedaron bajo el dominio japonés. Después de que terminó la Segunda Guerra Mundial, las islas de Micronesia controladas por los japoneses fueron sometidas a lo que se conoció como la Administración Fiduciaria de las Naciones Unidas, gobernada por los EE. UU.

Nauru fue el primer país de Micronesia en independizarse en 1968, seguido de Kiribati en 1979. En 1986, el Territorio en Fideicomiso de las Islas del Pacífico, la administración fiduciaria otorgada a los Estados Unidos por la ONU después de la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en los estados independientes conocidos como Federados. Estados de Micronesia y República de las Islas Marshall. El resto de la región de Micronesia, incluidas Guam y las Islas Marianas del Norte, permanece bajo control de Estados Unidos.


Relaciones de Estados Unidos con los Estados Federados de Micronesia

Después de la Segunda Guerra Mundial, las islas de lo que ahora son los Estados Federados de Micronesia (FSM) se convirtieron en parte del territorio fiduciario estratégico de las Naciones Unidas, Territorio Fiduciario de las Islas del Pacífico bajo el control administrativo de los Estados Unidos. El FSM se independizó en 1986, con la entrada en vigor del Pacto de Libre Asociación con los Estados Unidos que incluyó 15 años de sustancial ayuda al desarrollo. En 2004 entró en vigor un Pacto Enmendado que contiene 20 años adicionales de asistencia financiera, pero la relación de libre asociación continúa indefinidamente.

El FSM es una nación soberana. Estados Unidos y el FSM tienen relaciones diplomáticas plenas y mantienen lazos profundos y una relación de cooperación. Si bien el gobierno es libre de llevar a cabo sus propias relaciones exteriores, lo hace bajo los términos del Pacto enmendado. Según el Pacto enmendado, Estados Unidos tiene plena autoridad y responsabilidad por la defensa y seguridad del FSM. Los ciudadanos elegibles de FSM pueden vivir, trabajar y estudiar en los Estados Unidos sin visas. Los ciudadanos de FSM se ofrecen como voluntarios para servir en las Fuerzas Armadas de EE. UU. A tasas per cápita más altas que en la mayoría de los estados de EE. UU.

Asistencia de Estados Unidos a los Estados Federados de Micronesia

De conformidad con el Pacto enmendado, el gobierno de los EE. UU. Proporciona asistencia económica y de programas. Estados Unidos proporciona más de $ 110 millones en asistencia cada año, junto con una variedad de subvenciones y servicios federales, hasta el año fiscal 2023, incluida la dedicación progresiva de una parte de la asistencia anual a un fondo fiduciario administrado conjuntamente. Las disposiciones de asistencia están destinadas a ayudar al FSM en su camino hacia la autosuficiencia de progreso económico después de 2023. Los gobiernos de los Estados Unidos y el FSM establecieron un Comité Conjunto de Gestión Económica (JEMCO), integrado por representantes de ambas naciones, que es responsable para asegurar que los fondos de asistencia se concentren de manera efectiva y debidamente contabilizada, con el objetivo de fomentar la buena gobernanza y la autosuficiencia económica. La subvención en virtud del Pacto enmendado se centra en seis sectores: educación, salud, infraestructura, desarrollo de capacidades del sector público, desarrollo del sector privado y medio ambiente. El JEMCO identificó un sector adicional para la asistencia de subvenciones de los EE. UU.: Mejores informes y rendición de cuentas. Las subvenciones del Pacto Enmendado son financiadas y administradas principalmente por el Departamento del Interior.

Como reflejo del sólido legado de la cooperación en administración fiduciaria, muchas agencias federales de EE. UU. Operan programas en el FSM. Estos incluyen la Administración Federal de Aviación, el Servicio Postal de los EE. UU., La Administración de Pequeñas Empresas, la Agencia de los EE. UU. Para el Desarrollo Internacional, el Departamento de Energía, el Departamento de Agricultura, el Departamento de Salud y Servicios Humanos, el Departamento de Educación, el Departamento de Estado y el Departamento del Interior. .

El FSM es altamente vulnerable a los desastres naturales y los efectos potenciales del cambio climático. La asistencia de Estados Unidos también se enfoca en fortalecer la resiliencia climática de FSM a través de la gestión de desastres.

Relaciones económicas bilaterales

El gobierno nacional del FSM juega un papel central en la economía como receptor y distribuidor de los fondos del Pacto enmendado a los estados. La agricultura de subsistencia ocupa la mitad de la población adulta. De los adultos que trabajan en la economía monetaria, más de la mitad están empleados en el sector público, ganando el 58% del salario nacional total. El desempleo es del 16%. Estados Unidos es el socio comercial más grande de FSM. Las exportaciones totales fueron solo el 24% de las importaciones en 2016, con un déficit comercial aproximadamente igual a toda la ayuda proporcionada por Estados Unidos, China, Japón y Australia. Casi 8,000 ciudadanos estadounidenses visitaron FSM en 2016.

Membresía de FSM en organizaciones internacionales y regionales

El FSM y los Estados Unidos pertenecen a varias de las mismas organizaciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas, el Banco Asiático de Desarrollo, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Los Estados Federados de Micronesia fueron admitidos en las Naciones Unidas el 17 de septiembre de 1991. Fuera de la región, FSM es miembro o participante del ACP (Acuerdo de Cotonou), la Alianza de los Pequeños Estados Insulares, la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (CESPAP), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el G-77, el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, la Organización de Aviación Civil Internacional, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la Asociación Internacional de Fomento, la Finance Corporation, el Comité Olímpico Internacional, la UIT, el NAM y la Organización Meteorológica Mundial.

FSM es miembro de pleno derecho del Foro de las Islas del Pacífico, el Programa Ambiental Regional del Pacífico (SPREP) y la Comunidad del Pacífico (SPC). El FSM también es miembro de la Comisión de Pesca del Pacífico Occidental y Central (WCPFC), cuya sede se encuentra en el FSM. Además, el FSM es uno de los ocho signatarios del Acuerdo de Nauru sobre cooperación en la gestión de pesquerías de interés común que controla colectivamente el 25-30% del suministro mundial de atún y aproximadamente el 60% del atún del Pacífico occidental y central. suministro.

Representación bilateral

Los principales funcionarios de la embajada están incluidos en la lista de funcionarios clave del Departamento y # 8217.

Micronesia tiene una embajada en los Estados Unidos en 1725 N Street NW, Washington, DC 20036 tel: 202-223-4383. El embajador de FSM en los Estados Unidos es Akillino Susaia.


Contenido

  • Nueva Guinea alemana 1899–1914
  • Ocupación de la Armada Imperial Japonesa 1914-1919
  • Mandato de los mares del sur 1919-1947
  • Territorio en fideicomiso de las islas del Pacífico 1947–1979
  • Estados Federados de Micronesia 1979-presente

Los antepasados ​​de los micronesios se asentaron hace más de cuatro mil años. Un sistema descentralizado basado en caciques eventualmente evolucionó hacia una cultura económica y religiosa más centralizada centrada en la isla Yap.

Nan Madol, un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que consta de una serie de pequeñas islas artificiales unidas por una red de canales, a menudo se llama la Venecia del Pacífico. Se encuentra en la periferia oriental de la isla de Pohnpei y solía ser la sede ceremonial y política de la dinastía Saudeleur que unió a las aproximadamente 25.000 personas de Pohnpei desde aproximadamente 500 d.C. hasta 1500, cuando el sistema centralizado colapsó.

Los exploradores europeos, primero los portugueses en busca de las islas de las especias (Indonesia) y luego los españoles, llegaron a las Carolinas en el siglo XVI. El Tratado de Tordesillas cedió estas tierras a España y los españoles incorporaron el archipiélago a las Indias Orientales españolas a través de la capital, Manila, y en el siglo XIX establecieron una serie de puestos de avanzada y misiones. En 1887, fundaron la ciudad de Santiago de la Ascensión en lo que hoy es Kolonia en la isla de Pohnpei.

Tras la derrota en la Guerra Hispanoamericana, los españoles vendieron el archipiélago a Alemania en 1899 en virtud del Tratado entre Alemania y España de 1899. Alemania lo incorporó a la Nueva Guinea alemana.

Durante la Primera Guerra Mundial, fue capturado por Japón. Después de la guerra, la Liga de Naciones otorgó un mandato a Japón para administrar las islas como parte del Mandato de los Mares del Sur.

Durante la Segunda Guerra Mundial, una parte significativa de la flota japonesa tenía su base en Truk Lagoon. En febrero de 1944, la Operación Hailstone, una de las batallas navales más importantes de la guerra, tuvo lugar en Truk, en la que se destruyeron muchos buques y aviones de apoyo japoneses.

Después de la Segunda Guerra Mundial, fue administrado por los Estados Unidos bajo los auspicios de las Naciones Unidas en 1947 como parte del Territorio en Fideicomiso de las Islas del Pacífico de conformidad con la Resolución 21 del Consejo de Seguridad.

El 10 de mayo de 1979, cuatro de los distritos del Territorio en Fideicomiso ratificaron una nueva constitución para convertirse en los Estados Federados de Micronesia. Palau, las Islas Marshall y las Islas Marianas del Norte optaron por no participar. El FSM firmó un Pacto de Libre Asociación con los Estados Unidos, que entró en vigor el 3 de noviembre de 1986, marcando el surgimiento de Micronesia de la administración fiduciaria a la independencia. La independencia se concluyó formalmente en virtud del derecho internacional en 1990, cuando las Naciones Unidas pusieron fin oficialmente al estado de administración fiduciaria de conformidad con la Resolución 683 del Consejo de Seguridad. El Pacto se renovó en 2004. [8]

Los Estados Federados de Micronesia se rigen por la constitución de 1979, que garantiza los derechos humanos fundamentales y establece una separación de poderes gubernamentales. Esta constitución construye el gobierno nacional para que sea similar, pero no exactamente igual, al de los Estados Unidos. El Congreso unicameral tiene catorce miembros elegidos por voto popular. Cuatro senadores, uno de cada estado, sirven términos de cuatro años, los diez senadores restantes representan distritos de un solo miembro según la población y sirven términos de dos años. El Congreso elige al presidente y al vicepresidente de entre los cuatro senadores estatales para servir términos de cuatro años en la rama ejecutiva. Luego, sus escaños en el Congreso se llenan mediante elecciones especiales.

Un gabinete designado apoya al presidente y al vicepresidente. No hay partidos políticos formales.

Defensa y asuntos exteriores Editar

En la política internacional, los Estados Federados de Micronesia a menudo han votado con los Estados Unidos con respecto a las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. [9]

El FSM es un estado soberano y autónomo en libre asociación con los Estados Unidos de América, que es totalmente responsable de su defensa. La División de Vigilancia Marítima opera un Ala Marítima paramilitar y una pequeña Unidad de Policía Marítima. El Compact of Free Association permite a los ciudadanos del FSM unirse al ejército de los EE. UU. Sin tener que obtener la residencia permanente o la ciudadanía estadounidense, [10] permite la inmigración y el empleo para los micronesios en los EE. UU. Y establece programas de ayuda económica y técnica.

FSM tiene relaciones exteriores con 56 países, incluida la Santa Sede. FSM fue admitido en las Naciones Unidas con base en la recomendación del Consejo de Seguridad el 9 de agosto de 1991 en la Resolución 703 y la aprobación de la Asamblea General el 17 de septiembre de 1991 en la Resolución 46/2. [11] El FSM fue un miembro activo del Foro de las Islas del Pacífico. [12] Sin embargo, en febrero de 2021, FSM anunció que se retiraría formalmente del Foro en una declaración conjunta con las Islas Marshall, Kiribati y Nauru después de una disputa sobre la elección de Henry Puna como secretario general del Foro. [13] [14]

Divisiones administrativas Editar

Los cuatro estados de la federación son, de oeste a este:

Bandera Estados [15] Capital Gobernador actual Tierra Población [16] Población
densidad
km 2 millas cuadradas [17] por km 2 [16] por mi cuadrado
Ladrar Colonia Henry Falan [18] 118.1 45.6 16,436 94 243
Chuuk Nosotros no Johnson Elimo 127.4 49.2 54,595 420 1088
Pohnpei Kolonia Marcelo Peterson 345.5 133.4 34,685 98 255
Kosrae Tofol Carson K. Sigrah 109.6 42.3 7,686 66 170

Estos estados se dividen además en municipios.

Soberanía en disputa Editar

España tiene un reclamo de soberanía sobre algunas islas, incluida Kapingamarangi en el estado de Pohnpei. Una comisión de cardenales bajo el Papa León XIII arbitró una disputa por las Islas Carolinas y otras que se extendían desde el ecuador hasta los 11 ° N de latitud y desde los 133 ° E hasta los 164 ° E de longitud. Alemania y España acordaron el 17 de diciembre de 1885 en un tratado que eran parte de las Indias Orientales españolas. En 1899, España vendió "las Carolinas" a Alemania. Kapingamarangi está muy al sur de las Carolinas y la gente es racial y culturalmente polinesia, no micronesia o caroliniana. En 1948, Emilio Pastor Santos del Consejo Nacional de Investigaciones de España descubrió que las cartas y mapas hasta 1899 habían demostrado que Kapingamarangi y algunas otras islas nunca habían sido consideradas parte de las Carolinas, no estaban incluidas en la descripción del territorio transferido a Alemania y nunca fueron cedidas por España por lo tanto, España retuvo la soberanía. En 1949, el Gabinete de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores español emitió la siguiente declaración:

. El Ministerio reconoce que es un hecho cierto y una verdad histórica por el artículo 3 del Tratado de 1 de julio de 1899, que España se reservaba una serie de derechos en Micronesia y, por otro lado, deja el pliego de condiciones de los territorios que España cedió en 1899. aparte de ciertos grupos de islas en la misma zona. [19]

Los sucesivos gobiernos españoles no han abandonado la soberanía de España, ni han insistido en hacerla cumplir, ni han reconocido la soberanía de los Estados Federados de Micronesia sobre Kapingamarangi. [20] [21] Los Estados Federados de Micronesia reclaman la soberanía y tienen el control de facto de la isla.

Los Estados Federados de Micronesia constan de 607 islas que se extienden a lo largo de 2.900 km (1.802 millas) a través del archipiélago de las Islas Carolinas al este de Filipinas. Las islas tienen un área combinada de 702 km 2 (271 millas cuadradas). [15]

Las islas se agrupan en cuatro estados, que son Yap, Chuuk (llamado Truk hasta enero de 1990), Pohnpei (conocido como "Ponape" hasta noviembre de 1984) y Kosrae (anteriormente Kusaie). [22] [23] Cada uno de estos cuatro estados está representado por una estrella blanca en la bandera nacional. La capital es Palikir, en Pohnpei.

Dos ecorregiones terrestres se encuentran dentro de las fronteras del país: los bosques húmedos tropicales de Carolines y los bosques secos tropicales de Yap. [24] Tenía una puntuación media del Índice de Integridad del Paisaje Forestal de 2019 de 7,55 / 10, situándose en el puesto 37 a nivel mundial de 172 países. [25]

Biodiversidad Editar

Las principales comunidades costeras son los bosques de manglares, pastos marinos, lagunas y arrecifes de coral, vinculados biológica y físicamente. En Micronesia se reconocen alrededor de 300 especies de coral, 1000 especies de peces y 1200 especies de moluscos. En los manglares hay camarones, cangrejos y peces, además de aves que se alimentan de ellos. Las praderas de pastos marinos aparecen en alta mar siguiendo los manglares. Las lagunas proporcionan alimento a los habitantes de los arrecifes y contienen varios tipos de plancton. La biodiversidad y la complejidad de los arrecifes de coral aumentan notablemente de este a oeste, con 150 especies de coral duro en Kosrae, 200 en Pohnpei y 300 en Chuuk. La productividad de los corales en esta área se encuentra entre las más altas del mundo, absorbiendo alrededor de 2500 gramos de carbono por metro cuadrado por año, contra 2200 gramos en el bosque tropical y 125 gramos en mar abierto.

Hacia el interior, desde la zona de mareas hasta la cima de las montañas hay una variada gama de vegetación, bosque nuboso, altiplano, palmeras, plantaciones, áreas dominadas por escaladores del género Merremia, sabanas, bosque secundario nativo, fragmentos de árboles introducidos, cultivados áreas, pantanos de agua dulce, pantanos de la palmera Nypa fruticans, bosques de atolones, bosques en zonas rocosas y playas. Hay alrededor de 1230 especies de helechos y plantas con flores, de las cuales 782 son nativas, incluidas 145 especies de helechos nativos. En la isla de Pohnpei, hay alrededor de 750 especies de plantas, de las cuales 110 son endémicas. Se han introducido otras 457 especies.

Clima Editar

El clima de los Estados Federados de Micronesia es ecuatorial, cálido, húmedo y lluvioso todo el año. Las islas están ubicadas al norte del ecuador y se ven afectadas por los constantes vientos alisios, que moderan el clima. Las temperaturas mínimas oscilan durante todo el año entre 22 y 25 ° C, y las máximas entre 30 y 32 ° C. Las abundantes precipitaciones oscilan entre 2500 y 5000 mm por año, aunque en las caras orientadas al viento pueden superar los 6000 mm. El monte Nahnalaud, de tan solo 750 m de altura, en la isla de Pohnpei, recibe una media de 10.160 mm, siendo uno de los lugares más lluviosos del mundo, con cielos casi siempre cubiertos. En general, las lluvias son producidas por chubascos y tormentas de corta duración pero muy intensas. Los lugares más secos son los atolones planos, donde las precipitaciones pueden caer por debajo de los 3000 mm. Los meses más secos son enero y febrero, con no menos de 250 mm y 20 días de lluvia.

Los Estados Federados de Micronesia cuentan con cuatro aeropuertos internacionales.

    , en la isla principal del estado de Pohnpei. [26], ubicado en la isla principal del estado de Chuuk. [27], ubicado en la isla principal del estado de Kosrae. [28], ubicado en la isla principal del estado de Yap. [29]

La actividad económica en los Estados Federados de Micronesia consiste principalmente en la agricultura y la pesca de subsistencia. Las islas tienen pocos depósitos minerales que valga la pena explotar, a excepción de fosfato de alto grado. La pesca de atún con palangre también es viable con embarcaciones extranjeras de China que operaron en la década de 1990. Existe el potencial para una industria turística, pero la lejanía del lugar y la falta de instalaciones adecuadas obstaculizan el desarrollo. La asistencia financiera de los EE. UU. Es la principal fuente de ingresos, y los EE. UU. Prometieron gastar $ 1.3 mil millones en las islas en 1986-2001 cuando el Pacto fue enmendado en 2004, los Estados Unidos se comprometieron a proporcionar $ 110 millones en ayuda para el desarrollo hasta el 2023. [ 30] El World Factbook publicado por la CIA enumera la alta dependencia de la ayuda estadounidense como una de las principales preocupaciones del MEV. [15] El aislamiento geográfico y una infraestructura poco desarrollada son los principales impedimentos para el crecimiento a largo plazo. [31]

Demografía Editar

La población indígena de la nación, predominantemente micronesia, está formada por varios grupos etnolingüísticos. Tiene una población casi 100% isleña del Pacífico y asiática: Chuukese 48,8%, Pohnpeian 24,2%, Kosraean 6,2%, Yapés 5,2%, Yap islas exteriores 4,5%, Asia 1,8%, Polinesia 1,5%, otro 6,4%, desconocido 1,4%. Una minoría considerable también tiene ascendencia japonesa, que es el resultado de matrimonios mixtos entre colonos japoneses y micronesios durante el período colonial japonés. [32]

También hay una creciente población expatriada de estadounidenses, australianos, europeos y residentes de China y Filipinas desde la década de 1990. El inglés se ha convertido en el idioma común del gobierno y para la educación secundaria y terciaria. Fuera de las principales ciudades capitales de los cuatro estados de FSM, los idiomas locales se hablan principalmente. El crecimiento de la población sigue siendo alto, más del 3% anual, compensado en parte por la emigración neta.

Idiomas Editar

El inglés es el idioma oficial y común. Junto a él se hablan los siguientes idiomas austronesios: [15] [33]

Rango Idioma Familia de idiomas Numero de hablantes
1 Chuukese Micronesia 45,900
2 Pohnpeian Micronesia 30,000
3 Kosraean Micronesia 8,000
4 Mortlockese Micronesia 5,900
5 Yapés Islas del Almirantazgo? 5,130
6 Ulithian Micronesia 3,000
7 Kapingamarangi polinesio 3,000
8 Pingelapese Micronesia 3,000
9 Woleaian Micronesia 1,700
10 Mokilese Micronesia 1,500
11 Puluwat Micronesia 1,400
12 Pááfang Micronesia 1,300
13 Namonuito Micronesia 940
14 Nukuoro polinesio 700
15 Ngatikese Micronesia 700
16 Satawalese Micronesia 500
17 Nguluwan Islas del Almirantazgo? 50
18 Criollo ngatikese criollo 30

Religión Editar

La mayoría de los micronesios son cristianos. Varias denominaciones protestantes, así como la Iglesia Católica Romana, están presentes en todos los estados de Micronesia. [34] La mayoría de los grupos protestantes tienen sus raíces en los misioneros congregacionalistas estadounidenses. [34] En la isla de Kosrae, la población es de aproximadamente 7.800, el 95 por ciento son protestantes. [34] En Pohnpei, la población de 35.000 habitantes se divide equitativamente entre protestantes y católicos. La mayoría de los inmigrantes son católicos filipinos que se han unido a iglesias católicas locales, p. Ej. Iglesia Católica Nuestra Señora de la Misericordia en Pohnpei. [34]

En Chuuk y Yap, se estima que el 60 por ciento son católicos y el 40 por ciento protestantes. [34] Los grupos religiosos con pequeños seguidores incluyen a los bautistas, las Asambleas de Dios, el Ejército de Salvación, los adventistas del séptimo día, los testigos de Jehová, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones) y la fe baháí. [34] Hay un pequeño grupo de budistas en Pohnpei, [34] y un pequeño grupo de musulmanes ahmadiyya en Kosrae. La asistencia a los servicios religiosos es generalmente alta. Las iglesias cuentan con el apoyo de sus congregaciones y desempeñan un papel importante en la sociedad civil. [34]

En la década de 1890, en la isla de Pohnpei, los conflictos intermedios y la conversión de los líderes de los clanes dieron lugar a divisiones religiosas a lo largo de las líneas de clanes que persisten en la actualidad. [34] Más protestantes viven en el lado occidental de la isla, mientras que más católicos viven en el lado oriental. [34] Los misioneros de muchas tradiciones religiosas están presentes y operan libremente. [34] La Constitución establece la libertad de religión y, en general, el Gobierno respeta este derecho en la práctica. [34] El gobierno de los Estados Unidos no recibió informes de abusos sociales o discriminación basados ​​en creencias o prácticas religiosas en 2007. [34]

Salud Editar

La esperanza de vida era de 66 años para los hombres y 69 para las mujeres en 2018. [35] [36]

Pingelap en el estado de Pohnpei es notable por la prevalencia de una forma extrema de daltonismo llamada acromatopsia, y conocida localmente como maskun. [37] [38] Aproximadamente el 5% de los 3000 habitantes del atolón están afectados. [37] [38]

Béisbol Editar

El béisbol es muy popular en FSM. [39]

Asociación de fútbol Editar

El deporte del fútbol de asociación en los Estados Federados de Micronesia está dirigido por la Asociación de Fútbol de los Estados Federados de Micronesia. Controlan los Juegos de Micronesia, el campeonato de fútbol de la nación y el equipo nacional de fútbol de Micronesia.

FSMAA Editar

La Asociación Atlética de los Estados Federados de Micronesia es el organismo rector de los deportes y el atletismo del país. [40] [41]

Cada uno de los cuatro estados tiene su propia cultura y tradiciones, pero también existen lazos culturales y económicos comunes que tienen siglos de antigüedad. Las similitudes culturales incluyen la importancia de los sistemas tradicionales de familias extensas y clanes y se encuentran en todas las islas.

La isla de Yap se destaca por su "moneda de piedra" (piedras Rai), grandes discos generalmente de calcita, de hasta 4 metros (13 pies) de diámetro, con un agujero en el medio. Los isleños, conscientes del dueño de una pieza, no necesariamente la mueven cuando cambia de dueño. Hay cinco tipos principales: Mmbul, Gaw, Rayo, Yar, y Reng, el último mide solo 30 cm (12 pulgadas) de diámetro. Su valor se basa tanto en el tamaño como en la historia, muchos de ellos han sido traídos de otras islas, hasta Nueva Guinea, pero la mayoría provenía en la antigüedad de Palau. Aproximadamente 6.500 de ellos se encuentran dispersos por la isla.

Pohnpei es el hogar de Nan Madol: Centro ceremonial del este de Micronesia, un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, pero el sitio actualmente figura como En peligro debido a causas naturales. [42] El gobierno está trabajando en la conservación del sitio.

Música Editar

Los bailes tradicionales en las islas principales incluyen "bailes de palo" en Pohnpei, Chuuk y Yap, bailes de pie en Chuuk y bailes sentados en Yap [43] y Chuuk. Los yapeses son particularmente conocidos por sus habilidades para bailar. La danza del palo de Yapés la realizan hombres, mujeres y niños juntos, mientras que las danzas de pie las realizan mujeres o hombres y niños, pero nunca ambos juntos. Los hombres participan en varios concursos de baile, que están separados por casta. Las castas inferiores tienen algunos bailes distintos, como el baile de pie de una mujer, pero solo pueden bailar cuando lo autoriza una persona de una casta superior. [44]

Periódicos Editar

Los siguientes artículos se han publicado en el FSM:

  • Pohnpei [45]
    • La prensa de Kaselehlie - desde 2001. Inglés. Publicado quincenalmente.
    • Tiempos de Senyavin - desde 1967 hasta la década de 1970. Bilingüe (pohnpeiano e inglés).
    • Truk Chronicle - desde 1979 hasta la década de 1980. Publicado quincenalmente en inglés, con algunos artículos en caroliniano.
    • Boletín del estado de Kosrae - de 1983 a 2004. Publicado mensualmente en Kosraean.
    • El Yap Networker - de 1999 a 2005. Publicado semanalmente en inglés.

    Literatura Editar

    Ha habido muy pocos escritores literarios publicados de los Estados Federados de Micronesia. [49] En 2008, Emelihter Kihleng se convirtió en el primer micronesio en publicar una colección de poesía en inglés. [50]


    • Área total: 3,151 millas cuadradas (8,959 kilómetros cuadrados)
    • Población: 3.474.000 (estimación de 2015)

    Puerto Rico es la isla más oriental de las Antillas Mayores en el Mar Caribe, a unas 1,000 millas al sureste de Florida y justo al este de la República Dominicana y al oeste de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos. Puerto Rico es un estado libre asociado, un territorio de los EE. UU. Pero no un estado. Puerto Rico se separó de España en 1898 y los puertorriqueños han sido ciudadanos de los Estados Unidos desde que se aprobó una ley en 1917. Aunque son ciudadanos, los puertorriqueños no pagan impuesto federal sobre la renta y no pueden votar por presidente.


    Mapa político de los Estados Federados de Micronesia

    Micronesia (los Estados Federados de Micronesia) se divide en 4 estados insulares. En orden alfabético, estos estados insulares son: Chuuk (Truk), Kosrae (Kosaie), Pohnpei (Ponape) y Yap. Estos estados se subdividen en una serie de ciudades y municipios.

    Con una superficie combinada de 702 km2, los Estados Federados de Micronesia son un estado asociado de los Estados Unidos y se componen de unas 607 islas e islotes del Archipiélago de las Islas Carolinas en el Océano Pacífico Norte.

    Palikir, la capital de los Estados Federados de Micronesia, se encuentra en el centro noroeste de la isla Pohnpei (el estado insular más grande y poblado). La ciudad costera de Kolonia es el asentamiento más grande de la isla de Pohnpei. Es la sede del gobierno nacional de los Estados Federados de Micronesia y es una zona urbana relativamente nueva que actualmente se encuentra en una etapa de crecimiento y desarrollo. La ciudad más grande de Micronesia es Weno, que se encuentra en el atolón de Chuuk en el oeste de Pohnpei.


    La historia nuclear de Micronesia y el Pacífico

    & # 8220 El primer disparo, Bravo, la explosión nuclear más grande realizada por los Estados Unidos, con una capacidad destructiva más de mil veces mayor que la de la bomba de Hiroshima, fue detonada el 1 de marzo de 1954. La explosión fue tan poderosa que vaporizó varios pequeños islas ... & # 8221

    & # 8220 & # 8230 Hasta el día de hoy, los pueblos de Rongelap, Bikini, Enewetak y muchos en las Islas Marshall continúan sufriendo de cáncer, abortos espontáneos y tumores. & # 8221

    Si bien es desgarrador que las ciudades japonesas se hayan convertido en el objetivo final, los micronesios (marshaleses) y los polinesios franceses nunca han superado realmente las desastrosas consecuencias de las pruebas nucleares que hicieron posible la destrucción de Hiroshima y Nagasaki. En la Polinesia ocupada por Francia, se llevaron a cabo 180 pruebas durante más de 30 años, comenzando con las pruebas atmosféricas en los Tuamotos en 1966. Solo un tiempo después, las pruebas se trasladaron bajo tierra en los atolones de Moruroa y Fangataufa, pero a diferencia de los estadounidenses, en el caso de la documentación de Los resultados de las pruebas y los efectos sobre el medio ambiente y la salud humana, los franceses siempre han sido y siguen siendo reservados sobre sus propias pruebas en la Polinesia. Los tahitianos y los isleños de Marshall que estuvieron expuestos, incluidos los trabajadores del sitio de prueba, han estado muriendo muertes lentas e insoportables. A menudo, no pueden recibir el tratamiento médico adecuado porque las autoridades francesas continúan negando oficialmente que las pruebas nucleares hayan causado algún daño ambiental o humano significativo.

    Al concluir la Segunda Guerra Mundial después de la derrota de Japón, Estados Unidos tomó Micronesia. En enero de 1946, el Gobierno Militar Naval de EE. UU. Seleccionó el atolón de Bikini en la cadena de las Islas Marshall para la primera serie de pruebas nucleares, conocida como Operación Crossroads, cuyo objetivo era demostrar la capacidad destructiva de las bombas atómicas en una flota de barcos en tiempo de guerra ( Robie 1989, página 142). En julio de 1947, el gobierno de los Estados Unidos se convirtió en nuestra & # 8220Autoridad Administradora & # 8221 con la bendición de la ONU. Inmediatamente después de la guerra, once territorios estaban bajo la supervisión de la ONU. Micronesia se convirtió administrativamente en el & # 8220 Territorio de Confianza de las Islas del Pacífico & # 8221 y estaba formado por las Islas Marshall, las Islas Carolinas (que incluían las islas de Kosrae, Pohnpei, Truck / Chuuk, Yap y Belau) y las Islas Marianas. (que incluyen Guam, Saipan y Tinian).

    En Belau (Palau), de donde vengo, nos ahorramos las desgarradoras experiencias de las pruebas atómicas. Kwajalein, Bikini y Enewetak en las Islas Marshall, sin embargo, fueron elegidos para una base de suministro y un centro de comando más pequeño, respectivamente, y que se utilizaron para las pruebas de bombas. Las Islas Marshall fueron las más afectadas por estas ocupaciones y pruebas militares. Kwajelein también se convirtió en un enlace vital en la ruta de suministro para las fuerzas estadounidenses durante la Guerra de Corea, así como en una base para las pruebas de misiles posteriores. En Saipán, la isla principal de lo que ahora es la Mancomunidad de las Marianas del Norte, la Inteligencia Central estableció un campamento que operaba un entrenamiento secreto para guerrilleros nacionalistas chinos que formaban parte de un plan fallido para invadir China continental (Robie p. 144). ).

    Micronesia, por lo tanto, fue donde tuvieron lugar los inicios de aspectos importantes de estas actividades militares estadounidenses. Estos aspectos integrales de la estrategia militar de EE. UU. En el Pacífico occidental fueron el comienzo de un concepto estratégico en funcionamiento en la política de EE. UU. En Asia y el Pacífico. Desde entonces, como ha escrito Joseph Gerson, Micronesia ha sido moldeada e influenciada por & # 8220 el objetivo de mantener e incrementar el poder y la ventaja de Estados Unidos en la región & # 8221. En las Islas Marshall, EE.UU. probó un total de 66 unidades atómicas y de hidrógeno. bombas entre 1946 y 1958. Seis islas fueron vaporizadas por armas nucleares y cientos de personas fueron irradiadas. Hoy, más de 40 años después, muchas islas siguen deshabitadas. Muchos bikinianos y rongelapeses que estaban a favor del viento de las explosiones de bombas siguen siendo pueblos exiliados. (Alexander 1994, págs. 28, 30).

    En el libro Blood on their Banner: Nationalist Struggles in the South Pacific, David Robie escribe:

    & # 8230las más de 2000 islas de Micronesia han jugado un papel vital en la historia estratégica moderna. Los aviones japoneses lanzaron su ataque sobre Peal Harbour desde Micronesia, hundiendo a Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Y fue desde la isla de Tinian en el oeste de Micronesia que el Enola Gay despegó con sus armas mortales para los ataques a Hiroshima y Nagasaki que pusieron fin a la guerra y marcaron el comienzo de la era nuclear.Las islas de Micronesia han sido utilizadas por Washington desde entonces como peones para mejorar su postura estratégica (Robie, ibid, p.142).

    Esta & # 8216 postura estratégica & # 8217 fue en gran parte el resultado de una estrategia de la Guerra Fría que se basó en un poder militar masivo. Surgió también de un cálculo racional del uso del poder mortal. Estrategia de la Guerra Fría, Alexander observó:

    & # 8230 requirió una evaluación del potencial político y militar del arma atómica en un sentido estratégico. Si bien la evaluación política se realizó en el contexto de la rivalidad Este-Oeste, la evaluación militar requirió tomar nota tanto de las fortalezas como de las debilidades de la nueva arma. Dos de estas debilidades, la escasez de bombas y el alcance limitado del único vehículo de lanzamiento disponible, el bombardero B-29, sirvieron para gobernar la estrategia de Estados Unidos en los primeros años después de la Segunda Guerra Mundial, y motivaron un esfuerzo total de investigación y desarrollo, incluido un ambicioso programa de pruebas. Al mismo tiempo, la confianza de Estados Unidos en su capacidad para mantener su liderazgo nuclear se vio reforzada por una fuerza recién descubierta, cuya eficacia había sido demostrada por el Proyecto Manhattan (Alexander, ibid, p.18).

    Un programa integral de investigación nuclear parecía necesario, sin embargo, había habido preocupaciones dentro del Congreso de los Estados Unidos sobre cuestiones de seguridad. Después de algunas consideraciones, la Comisión de Energía Atómica de EE. UU. Le dijo al Congreso en 1953 que las pruebas deberían realizarse en el extranjero hasta que (pueda) establecerse más definitivamente que las detonaciones continentales no pondrían en peligro la salud y la seguridad públicas (Weisgall 1980, p. 76). Micronesia, que fue capturada a los japoneses, le pareció a la AEC como el lugar más natural. Bikini fue elegido como uno de los más de 20 atolones repartidos en cerca de 400.000 millas cuadradas de océano que componen las Islas Marshall para llevar a cabo la Operación Crossroads, la primera serie de pruebas que se llevaron a cabo cerca de la superficie del atolón, en julio de 1946. Estos primeros Las pruebas consistieron en dos detonaciones de 23 kilotones, una llamada Able y la otra Baker.

    Las explosiones excavaron un cráter de 240 pies de profundidad y 6,000 pies de ancho, derritieron enormes cantidades de coral, los succionaron y los distribuyeron a lo largo y ancho del Pacífico. La isla de Rongelap (a 100 millas de distancia) estaba enterrada en partículas polvorientas de lluvia radiactiva a una profundidad de una pulgada y media, y Utirik (a 300 millas de distancia) estaba envuelto en una niebla radiactiva. También en el camino de las consecuencias se encontraba un barco pesquero japonés, Lucky Dragon No 5, y los 23 tripulantes desarrollaron rápidamente la enfermedad por radiación. (Alexander 1994, págs. 22, 23, 24). Jonathan Weisgall, en un artículo titulado & # 8220Nuclear Nomads of Bikini & # 8221 señaló que, según un informe, & # 8220Baker solo dejó 500.000 toneladas de lodo radiactivo en la laguna & # 8221 (Weisgall, ibid, p.84.).

    Pero la & # 8220US marina [sólo] envió barcos para evacuar a la gente de Rongelap y Utirik tres días después de la explosión. Estas (y otras) personas del Pacífico fueron utilizadas como conejillos de indias humanos en un experimento racista obsceno. Zelandia Action Alert lo expresó (Movimiento por la Paz Aotearoa, marzo de 1999).

    Estas dos pruebas fueron solo dos del total de 66 pruebas nucleares que el Departamento de Defensa anunció que realizó entre 1946 y 1958, 23 de ellas en Bikini Atoll y 43 en Enewetak, ubicado en el norte de las Islas Marshall. Operation Sandstone fue el nombre de la serie de pruebas realizadas en el atolón de Enewetak entre abril y mayo de 1948. Una explosión de 49 kilotones, cuyo nombre en código fue Yoke, produjo & # 8220 una explosión que fue más del doble del tamaño de cualquier detonación de bomba atómica anterior. & # 8221 Había algo significativo en la Operación Sandstone, como observó Alexander. Citando en parte del libro de Harvey Wasserman y Norman Solomon, Killing Our Own: The Disaster of America & # 8217s Experience with Atomic Radiation, Alexander escribió:

    La Operación Sandstone fue significativa porque las pruebas, realizadas conjuntamente por el Departamento de Defensa y la Comisión de Energía Atómica, `` evidentemente dieron como resultado mejoras sustanciales en la eficiencia del uso de material fisible '' y, según Herbert York, este `` éxito '' impulsó moral en Los Alamos y ayudó a obtener más apoyo para el laboratorio en Washington. Como resultado, se autorizó la construcción de un nuevo laboratorio, ubicado en las cercanías de South Mesa (Nuevo México), como reemplazo de las instalaciones de guerra que aún se estaban utilizando. 'Esta respuesta es un ejemplo de la forma en que la industria nuclear y los estrategas nucleares desarrollaron su propio impulso. Cada explosión exitosa no solo ayudó a crear la mística de la preeminencia nuclear estadounidense, sino que también habló de la posibilidad del desarrollo de armas cada vez más poderosas, lo que resultó en una mayor inseguridad no solo para las personas involucradas en las pruebas, sino para el mundo entero ( Alexander, ibíd., P. 24).

    Otra serie de pruebas, Operation Greenhouse, por ejemplo, se llevaron a cabo en Enewetak en abril y mayo de 1951. El 1 de noviembre de 1952, Mike explotó en la isla de Elugelab. Mike era el nombre de una bomba cilíndrica que medía 22 pies de largo y 5-1 / 2 pies de diámetro y pesaba 23 toneladas. La detonación de Mike produjo una fuerza de más de 10 megatones, casi mil veces la de la bomba lanzada sobre Hiroshima. La isla de Elugelab desapareció por completo.

    El gobierno de los Estados Unidos enumeró la explosión de Mike como la primera detonación de un dispositivo termonuclear experimental (Wasserman y Solomon, págs. 80-84). Un total de seis islas simplemente desaparecerían como resultado de pruebas adicionales de magnitud similar. La bomba Mike allanó el camino para el desarrollo de futuras bombas de hidrógeno. Operation Castle probó estas bombas entre marzo y mayo de 1954, utilizando los atolones Bikini y Enewetak. La operación incluyó las siguientes detonaciones: Bravo (15 megatones), Romeo (11 megatones), Unión (6,9 megatones), Yankee (13,5 megatones) y Nectar (1,69 megatones).

    Nuevamente, según Alexander:

    El primer disparo, Bravo, la mayor explosión nuclear realizada por los Estados Unidos, con una capacidad destructiva más de mil veces mayor que la de la bomba de Hiroshima, se detonó el 1 de marzo de 1954. La explosión fue tan poderosa que vaporizó varias islas pequeñas y partes de islas en el atolón Bikini y dejó un agujero de una milla de diámetro en el arrecife. Años más tarde, algunos líderes bikinianos volverían a Bikini y llorarían abiertamente al ver los bancos de arena y las aguas abiertas, todo lo que quedaba de las islas destruidas por el disparo de Bravo. Declararían que las islas habían "perdido sus huesos".

    Bravo cubrió los atolones de Rongelap y Utirik con dos pulgadas de lluvia radiactiva. (Alejandro, ibid., 28).

    Hasta el día de hoy, los habitantes de Rongelap, Bikini, Enewetak y muchos en las Islas Marshall continúan sufriendo cáncer, abortos espontáneos y tumores. El ochenta y cuatro por ciento de los que vivían en Rongelap y que tenían menos de 10 años en el momento de las explosiones requirieron cirugía por tumores de tiroides (Alexander, ibid., P.30).

    Movimiento por un Belau libre de armas nucleares (Palau)

    Como alguien que está íntimamente involucrado en movimientos antinucleares y conoce las consecuencias para la salud de la exposición a la radiación, lamento hoy por mis hermanos y hermanas marshaleses. Quizás por una mano amable del destino, mi nación isleña de Belau se salvó de la angustiosa pesadilla de las pruebas nucleares. Sin embargo, no nos libramos de todo el peso de lo que se describe como colonialismo nuclear. A fines de la década de 1970, más de una década después de la creación oficial de un esfuerzo mayor de Micronesia para descolonizar (Congreso de Micronesia), teníamos claro lo que había hecho el monstruoso legado del nuclearismo a unos pocos miles de kilómetros al este de nosotros. en las Islas Marshall. (Las catástrofes nucleares posteriores contribuirían a fortalecer el movimiento antinuclear). Las Islas Marshall, la Polinesia ocupada por Francia y varios lugares del mundo que habían sido tratados con crueldad por el nuclearismo se grabaron con fuerza en nuestras mentes, por decir lo mínimo.

    En nuestro movimiento para descolonizar, redactamos una Constitución libre de armas nucleares en abril de 1979. Los esfuerzos abiertos y encubiertos de Estados Unidos para desviar las cuestiones y, al menos, socavar la posición de Belau sobre el antinuclearismo no fueron convincentes a través de varios medios diplomáticos y no tan diplomáticos. Inicialmente no lograron detener lo que rápidamente se estaba convirtiendo en un movimiento popular contra lo que se consideraba un comportamiento colonial absoluto. La historia de la Convención Constitucional que produjo la primera Constitución libre de armas nucleares del mundo ofreció un rechazo explícito de las demandas estadounidenses, que iban a obligar a Belau a aceptar los requisitos militares y nucleares de Estados Unidos. El creciente movimiento anti-bases en Filipinas, donde Estados Unidos mantuvo su mayor operación de base militar extranjera, contribuyó a las tensiones entre Belau y Estados Unidos. Belau siempre fue visto como un área potencial de respaldo en caso de que el pueblo filipino desalojara con éxito al ejército estadounidense. Belau, Filipinas, Guam, Kwajelein y otras partes de Micronesia formaban parte de la red de lo que se describió como una & # 8220 estrategia militar avanzada & # 8221 que tenía como objetivo proyectar la fuerza militar estadounidense lo más cerca posible del continente asiático y en todo el Pacífico. Oceano. Esto fue parte de un gran plan estratégico delineado en un Memorando de Acción de Seguridad Nacional No. 145 (NSAM-145), firmado por John F. Kennedy en abril de 1962, y diseñado para incorporar formalmente a toda Micronesia dentro de la red política y militar de EE. UU. el Pacífico.

    NSAM-145 proporcionó el contexto político en el que Kennedy, más de un año después, enviaría una misión a Micronesia para trazar los contornos de una conspiración colonial que se había adherido fielmente a las administraciones estadounidenses posteriores. La misión fue dirigida por un profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, Anthony M. Solomon. El informe de la misión llegó a llevar su nombre. El Informe Solomon fue el modelo del neocolonialismo estadounidense en el Pacífico [y] ofrece una lectura inquietante sobre las ambiciones políticas estadounidenses (Aldridge y Myers 1990, págs. 22, 23). Resistiendo este gran esquema colonial, intentamos crear un estado-nación. Los siguientes 15 años demostraron ser un período doloroso de transformaciones políticas y sociales radicales, mientras luchábamos por preservar nuestra Constitución libre de armas nucleares en medio de los agresivos intentos del Pentágono de Estados Unidos por socavarla.

    Es imposible describir aquí un movimiento de 15 años en una página o dos. Sólo referiré al lector al extenso informe de la Misión Visitante de las Naciones Unidas a Belau en noviembre de 1993. La misión de la ONU fue enviada allí para observar el plebiscito del 9 de noviembre de 1993 sobre el Pacto de Libre Asociación, el tratado negociado por Belau y los EE. UU. que detalla las condiciones económicas y militares de un tratado-relación entre los Estados Unidos y Belau (para más detalles, consulte el documento del Consejo de Administración Fiduciaria de la ONU T / 1978, diciembre de 1993). Este es el tratado que Estados Unidos se mostró inflexible al obligar a Belau a adoptar, y que después de 15 años y siete intentos de decirle NO, fue finalmente & # 8220aprobado & # 8221 en 1993. El tratado básicamente ha puesto fin a las cuestiones nucleares. disposiciones gratuitas de la Constitución de Belau durante 50 años, a cambio, Estados Unidos le dará a Belau algo de ayuda económica sólo durante 15 años.

    Los temas cruciales a considerar aquí, o en esfuerzos similares de construcción nacional, son los de los principios democráticos y los imperativos militares. Entre 1983 y 1993, los pueblos de Belau ejercieron su derecho democrático a expresar libremente sus deseos comunes de fundar una nación insular libre de armas nucleares. En todos estos ejercicios democráticos, dijimos No cada vez. Los imperativos militares estadounidenses anularon todos esos No & # 8217 y socavaron la práctica democrática, pero esto no es algo nuevo. Las culturas del militarismo y el nuclearismo son, por naturaleza, culturas del secreto. Erosionan la apertura y la democracia y hacen indispensable una cultura de muerte y terror que legitima el militarismo y la producción y uso de armas de destrucción masiva. La teoría y la práctica de la disuasión nuclear han sido extremadamente hostiles a la práctica democrática. Las estrategias militares nacionales a menudo han requerido la ausencia de un pensamiento democrático libre, mientras que, por otro lado, un compromiso con el desarme nuclear y la desmilitarización permitirá a las comunidades participar más plenamente tanto en la esfera política como en la sociedad civil & # 8221 en el trabajo para garantizar un mundo libre. de los peligros nucleares que enfrentamos.

    El primer presidente elegido popularmente de Belau, Haruo Remeliik, fue asesinado, en parte como resultado de la intrincada red de políticas del Pacto de Libre Asociación y las luchas de poder internas moldeadas por las obstinadas políticas militares de Estados Unidos.

    Como resultado del plebiscito de noviembre de 1993, el Pacto de Libre Asociación fue aprobado y entró en vigor el 1 de octubre de 1994, un día aclamado como & # 8220 Día de la Independencia & # 8221. Un año después, Belau se unió al Foro del Pacífico Sur, un organización de los gobiernos de las islas del Pacífico. En diciembre de 1995, Belau se unió a las Naciones Unidas. Como resultado, en el Foro del Pacífico Sur y dentro de las Naciones Unidas, Belau asumirá la responsabilidad de mantener viva la cuestión del desarme nuclear.

    Una de las estipulaciones del Compact of Free Association que hizo posible su aprobación en 1993 fue que Estados Unidos solo buscaría ejercer su derecho a militarizar (lo que implica el estacionamiento de armas nucleares) & # 8220 durante períodos de crisis u hostilidades & # 8220; # 8221 Sin duda, una carta de garantías del 6 de mayo de 1993 del secretario de Estado de los Estados Unidos, Warren Christopher, no definió explícitamente qué serían tales crisis u hostilidades. En cualquier caso, las estipulaciones expresadas en la carta del Secretario Christopher fueron incorporadas y legisladas en la ley vinculante de Belau. Una mayor parte de estas garantías se basaría en la & # 8220 buena fe & # 8221 de los Estados Unidos y el Gobierno de Belau, de conformidad con las disposiciones de los objetivos militares declarados del tratado Compact (véase la Ley Pública No. 4-9 de la República de Palau). , Secciones 5, 6). La paz regional, debemos concluir entonces, dependerá en mayor o menor medida de las responsabilidades de estas dos naciones para disminuir (o disminuir) el potencial de conflicto o violencia militar real.

    Vale la pena señalar que el instrumento jurídico internacional básico que exige el desarme nuclear mundial es el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) de 1968. El TNP forma la red integrada de tratados unilaterales, bilaterales, regionales y multilaterales y otros arreglos normativos que buscan controlar / frenar la proliferación de armas nucleares y otras armas de destrucción masiva. El desarme nuclear se basa en los esfuerzos de buena fe de los Estados poseedores de armas nucleares para tomar iniciativas unilaterales o multilaterales para lograr el desarme. Destacado en el artículo seis del TNP, tal premisa ha sido un tema controvertido debido a la falta de acción para perseguir iniciativas de buena fe para el desarme. Sin embargo, esa premisa de buena fe fue reafirmada por la Corte Internacional de Justicia en 1996 y sigue siendo vital para la confianza que debe construirse dentro de los esfuerzos de desarme en curso.

    El desafío del desarme nuclear en Belau sería obligar a un cumplimiento de buena fe de las leyes estadounidenses y de Belau. Para Belau y los Estados Unidos, respectivamente, la Ley Pública No. 4-9 de la República de Palau (firmada por nuestro presidente el 16 de julio de 1993) , La Ley Pública de los Estados Unidos 99-658 (aprobada el 14 de noviembre de 1986) y la Ley Pública de los Estados Unidos 101-219 (aprobada el 12 de diciembre de 1989) son los mandatos legales estadounidenses del Compact of Free Association. Además de esta ley de Belau de julio de 1993, que simplemente reafirmó algunas interpretaciones y posiciones del Gobierno de Belau con respecto al Pacto de Libre Asociación, así como los acuerdos subsidiarios que se desarrollaron en Hawái y Guam, y autorizó lo que se convirtió en el plebiscito final del Pacto. , por parte de Belau, también estamos obligados por los imperativos legales elaborados en las dos leyes estadounidenses mencionadas anteriormente.

    En enero de 1997, en su reunión regional en Moorea, Polinesia ocupada por Francia, la red Abolition 2000 aprobó una resolución denunciando la opción militar / nuclear del Pacto de Libre Asociación Belau / Estados Unidos, y el proceso antidemocrático dentro del cual fue & # 8220aprobado. . & # 8221 Más importante aún, la resolución de la Abolición 2000 declaró que cualquier intento de utilizar la opción con fines nucleares violaría la zona libre de armas nucleares del Pacífico, así como el Tratado de No Proliferación Nuclear y correría el riesgo de aumentar el daño genético ya perpetuado. sobre los pueblos del Pacífico.

    No hay que olvidar que hubo pruebas británicas en Australia, Kiritimati (Navidad) y las islas Malden en las islas Line. Jacqui Katona (Organización Aborigen Gundjehmi, pueblos Mirrar) de Australia tiene información sobre estos.

    En la Polinesia ocupada por Francia, los franceses han realizado un total de 153 ensayos de armas nucleares, además de los realizados en 1995. Hay una falta de información oficial sobre los ensayos, por lo que no se hace comparación con el desempeño de los estadounidenses en Micronesia. . Una vez más, Jacqui Katona puede proporcionar información sobre Moruroa y Fangataufa, y el movimiento antinuclear Te Ao Maohi (polinesios franceses). Y Lysiane Alezard, de Le Mouvement de la Paix en París, también debería poder compartir más información sobre las pruebas francesas.

    Los trabajadores de los sitios de pruebas nucleares franceses enfrentan problemas similares a los que enfrentan todos los trabajadores de los sitios de pruebas nucleares en otros lugares. Sin embargo, en medio de las dificultades en Tahití, Hiti Tau ha trabajado junto con personas de una universidad en Bélgica para recopilar información personal y testimonios de trabajadores anteriores en sitios de pruebas nucleares, que ahora se publican en el libro Moruroa and Us: Polynesians 'Experiences during Thirty Years of Nuclear Testing. en el Pacífico francés (véase De Vries y Seur 1997). La suya es una narrativa de lucha, así como un triunfo de la acción colectiva de base. También habla del papel de la creación de redes dentro de la infraestructura internacional de información antinuclear, de la que forma parte esta reunión.

    ¿Qué podemos concluir de todo esto?

    Por desafortunados que fuimos los micronesios por ser los anfitriones involuntarios de los preparativos, pruebas y lanzamientos de armas de destrucción masiva contra poblaciones civiles, a lo largo de los años de nuestra lucha por la desmilitarización y la lucha libre de armas nucleares, se nos ha recordado constantemente nuestro papel en el mundo. amplia lucha por la desmilitarización y desnuclearización. Si bien lamentamos el legado continuo de salud humana y ambiental resultante de las pruebas nucleares, una gran parte de nuestras luchas en el Pacífico libre de armas nucleares se ha inspirado en lo que Betty Burkes describió en su discurso en una conferencia Abolition 2000 en el norte de California en 1997. , que constantemente investigamos la cultura de guerra y violencia que habitamos, compruebe cómo participamos y cómo estamos organizados para aceptar nuestra propia explotación (Burkes 1997).Al menos hemos tratado de trabajar junto con los japoneses, los pueblos nativos y otras víctimas de la era nuclear para forjar luchas comunes de resistencia contra la nuclearización y la militarización en todas partes.

    Reconocemos la responsabilidad de adaptar nuestras luchas de manera que inspiren a las personas en lugares de lucha comparables. En la medida de lo posible, hemos tratado de librar nuestras luchas de forma no violenta. Siendo testigos de la violencia y brutalidad del nuclearismo & # 8211 y el colonialismo que legitima las violaciones nucleares de nuestras islas en primer lugar & # 8211, los isleños del Pacífico sintieron desde el principio que una lucha por una justicia genuina tenía que rechazar la adopción de la violencia como un medio para poner fin a la violencia. vimos a nuestro alrededor. El colonialismo proporcionó la implacable infraestructura de la que anhelamos liberarnos de la opresión política.

    Se debió en parte a la naturaleza de los pueblos del Pacífico para rechazar el principio de violencia. La violencia mató a todos a su paso, y aquí luchábamos por sobrevivir. Instintivamente, se tomaron decisiones para que un movimiento del Pacífico libre de armas nucleares respondiera en consecuencia. Un amigo en Hawai, Rolf Nordahl, recientemente reflexionando sobre esta tendencia, rechaza la violencia como un medio para lograr la resolución del movimiento de soberanía allí y comentó a nuestro grupo de Aliados, & # 8220 La violencia engendra más violencia y el deseo de venganza resultante conduce a un pensamiento retorcido. como Milosevic explicando que la razón por la que puede llevar a cabo una limpieza étnica es por lo que sucedió hace 600 años. & # 8221 Necesitamos establecer las conexiones entre la violencia del colonialismo y una cultura de militarismo que permite la militarización / nuclearización de los puestos de avanzada coloniales, y canaliza recursos lejos de las necesidades sociales más urgentes en las naciones occidentales. Además, debemos cuestionar constantemente las numerosas justificaciones del militarismo y su papel en los asuntos económicos.

    Al escribir sobre el papel del armamento en el comercio internacional, John Ralston Saul dice en su libro Voltaire's Bastards: The Dictatorship of Reason in the West que & # 8220Estamos viviendo en medio de una economía permanente en tiempos de guerra & # 8221 Él continúa, & # 8220 El bien de capital más importante que se produce hoy en Occidente es el armamento. El sector más importante en el comercio internacional no es el petróleo ni los automóviles ni los aviones. Son armamentos. & # 8221 Saúl no agrega necesariamente nada nuevo a lo que ya sabemos sobre el comercio de armas, pero sí reitera el atraso o la falta de valores morales más elevados que deberían influir en el comercio de bienes y servicios. Entre muchos otros, Seymour Melman ha estado escribiendo sobre estos temas durante 20 años, su libro The Permanent War Economy es una lectura recomendada. John Stanley y Maurice Pearton, Steven Lydenberg, Robert De Grasse, William Hartung, Carol Evans, James Adams y Martin Navias también han proporcionado análisis convincentes sobre los gastos militares y el despilfarro económico (hay una lista de sus libros en la sección Obras citadas en el fin). El Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo publica una contabilidad anual de las ventas de armas, mientras que el Consejo de Prioridades Económicas de Nueva York ha abordado el tema en varios informes que mantienen el antiguo enfoque liberal: que las armas son una pérdida de dinero y que las estadísticas Pruébalo.

    En el prefacio de su libro Resisting the Serpent: Palau’s Struggle for Self-Determination, Bob Aldridge y Ched Myers reflejan eso, porque en ningún otro lugar los mecanismos concretos del complejo militar-industrial-académico están tan saneados, tan cubiertos de mistificación oficial. ¿De qué otra manera podría la ciudadanía de la nación deudora más grande del mundo continuar aceptando y subsidiando niveles tan enormes de gasto militar? El militarismo, para extender la metáfora, ha `` colonizado nuestras mentes ''. Pero nuestra domesticación es más preocupante cuando nos engaña al pensar que el militarismo, aparte de una intervención extranjera abierta y sin una guerra nuclear, es en el mejor de los casos un auge económico y en el peor un crimen sin victima. El hecho es que, sin un misil estratégico jamás lanzado, el militarismo está causando destrucción a la vida y la cultura humanas. Quizás los norteamericanos podrían ver esto más claramente si suspendemos nuestros escenarios de lo que podría sucederle a nuestro mundo en caso de una guerra total el tiempo suficiente para escuchar la voz de aquellos cuyos mundos ya han sido devastados & # 8221 (Aldridge y Myers 1990 , pág. xx-xxi)

    Inicios del Movimiento del Pacífico Independiente y Libre de Armas Nucleares

    El movimiento antinuclear del Pacífico de base se lanzó en la primera conferencia del Pacífico libre de armas nucleares en Suva [Fiji] en abril de 1975, respaldado por el comité Against Tests on Moruroa (ATOM) que se había formado en 1970. Estaba integrado por personas del Pacific Theological College, la Universidad del Pacífico Sur y la YWCA de Fiji. El comité se fusionó con el Frente de Acción Popular del Pacífico a mediados de la década de 1970 y luego el movimiento entró en declive. Surgió de nuevo como el Grupo Antinuclear de Fiji (FANG) en 1983. Ya existían otros grupos antinucleares del Pacífico, pero la conferencia de Suva estableció una red en todo el Pacífico. Este movimiento demostró ser un factor importante para persuadir a los gobiernos del Pacífico para que adopten una posición más firme en lo que respecta a la lucha contra las armas nucleares y formen la conciencia y la opinión públicas en toda la región.

    En Suva se elaboró ​​un borrador de la Carta del Pueblo para un Pacífico libre de armas nucleares e influyó en el entonces primer ministro de Nueva Zelanda, Norman Kirk, para pedir un tratado de zona libre de armas nucleares en el Foro del Pacífico Sur de 1975, un ideal que tardó una década en realizarse. Después de que el borrador fuera reafirmado en una segunda conferencia en Pohnpei [la capital de lo que ahora son los Estados Federados de Micronesia] en 1978, la tercera reunión dos años después en Kailua [O'ahu], Hawaii, expandió la identidad del grupo como Nuclear -Movimiento Pacífico Libre e Independiente (NFIP). Se establecieron centros de recursos en Honolulu y Port Vila [Vanuatu].

    El cuarto y más grande congreso se celebró en Port Vila durante 1983 en reconocimiento al apoyo del gobierno de Vanuatu a un niuklia fri pasifik, como se expresa en pidgin (Robie, ibid, p. 146-147). En la inauguración de esta conferencia en Port Villa, Vanuatu, el viceprimer ministro Sethy Regenvanu dijo a los delegados que, & # 8220 estamos buscando un Pacífico & # 8230 libre de todo remanente de colonialismo & # 8230 [L] libertad e independencia no tendrán sentido si nuestra propia existencia está amenazada por el miedo constante a la destrucción total & # 8221 (Robie, ibid, p.147).

    En Vanuatu, se reafirmó la Carta del Pueblo por un Pacífico independiente y libre de armas nucleares, aprobada en Hawai. El Preámbulo de la Carta declaró lo siguiente:

    1. Nosotros, la gente del Pacífico, queremos dejar clara nuestra posición. El Pacífico es el hogar de millones de personas con distintas culturas, religiones y formas de vida, y nos negamos a que sigan siendo abusados ​​o ignorados.

    2. Nosotros, los pueblos del Pacífico, hemos sido víctimas de potencias extranjeras durante demasiado tiempo. Las potencias imperialistas y coloniales occidentales invadieron nuestra indefensa región, tomaron nuestras tierras y sometieron a nuestro pueblo a sus caprichos. Esta forma de dominación política y militar colonial alienígena persiste lamentablemente como un cáncer maligno en algunos de nuestros territorios nativos como Tahití-Polinesia, Kanaky, Australia y Aotearoa. Nuestro hogar continúa siendo despojado por potencias extranjeras que desarrollan medios nucleares y de otro tipo de destrucción, opresión y explotación que promueven una estrategia que no tiene ganadores ni liberadores y que pone en peligro la supervivencia de toda la humanidad.

    3. Nosotros, la gente del Pacífico, nos afirmaremos y arrebataremos el control sobre el destino de nuestras naciones y nuestro medio ambiente de las potencias extranjeras, incluidas las empresas transnacionales.

    4. Observamos en particular las raíces racistas de las potencias nucleares del mundo. Tenemos derecho y nos comprometemos con la creación de una sociedad justa y equitativa.

    5. Nuestro medio ambiente está aún más amenazado por el continuo despliegue de arsenales nucleares en las llamadas áreas estratégicas en todo el Pacífico. Solo un submarino nuclear tiene que perderse en el mar, o una ojiva nuclear arrojada a nuestro océano por un bombardero golpeado, y la amenaza para los peces y nuestro sustento está en peligro durante siglos. La construcción de superpuertos, estaciones de pruebas nucleares, puede generar empleo, pero el precio es la destrucción de nuestras costumbres, nuestra forma de vida, la contaminación de nuestras aguas cristalinas y trae la amenaza siempre presente de desastre por envenenamiento radiactivo en la vida cotidiana. de los pueblos

    6. Nosotros, el pueblo del Pacífico, reafirmamos nuestra intención de extraer solo aquellos elementos de la civilización occidental que serán un beneficio permanente para nosotros. Deseamos controlar nuestros destinos y proteger nuestro medio ambiente a nuestra manera. Nuestro uso de nuestros recursos naturales en el pasado fue más que adecuado para asegurar el equilibrio entre la naturaleza y la humanidad. Ninguna forma de administración debería intentar destruir ese equilibrio en aras de una breve ganancia comercial.

    7. Nosotros, la gente del Pacífico, nos esforzaremos por ser política, económica y espiritualmente autodeterminantes. Esto incluye el derecho a separarse de las naciones opresoras.

    El movimiento antinuclear del Pacífico, al igual que el movimiento de los pueblos indígenas para hacer valer sus derechos, fue en parte una respuesta a la persistente dominación colonial de Occidente en violación de la Carta de las Naciones Unidas y el llamado a la descolonización en ese momento y en Occidente. El pretexto de la Guerra Fría para el uso de las islas del Pacífico para devastadores ensayos nucleares. Ese mismo año, el Informe Cobo de las Naciones Unidas [en Ginebra] concluyó que la discriminación contra los pueblos indígenas se debía a su falta de autodeterminación, que la asimilación impuesta era una forma de discriminación y que el derecho de los pueblos indígenas a la distinción cultural, La autodeterminación política y la seguridad de los recursos de la tierra deben ser declarados formalmente por la ONU (Blaisdell 1998a).

    Como resultado del trabajo anterior en curso, la ONU creó, bajo la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Minorías de la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Poblaciones Indígenas, con el fin de abordar, entre otras cosas, los continuos abusos de los pueblos indígenas del mundo por parte de los estados-nación existentes. Ese grupo de trabajo completó, después de 12 años de trabajo e intenso cabildeo en Ginebra, el Pacífico y alrededor del mundo, un proyecto de Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Los pueblos indígenas todavía están trabajando para que las Naciones Unidas lo aprueben. Más significativamente, ese grupo de trabajo proporcionó un foro adicional en el que intentamos ampliar las discusiones y el debate sobre nuestra lucha antinuclear, con la esperanza de desarrollar un consenso internacional para el cese definitivo de la dominación extranjera en nuestros hogares. Miramos hacia el futuro con esperanza, cuando todos los vestigios finales del colonialismo hayan sido erradicados.

    Nuestro movimiento antinuclear ha estado indisolublemente ligado a nuestra lucha para poner fin al colonialismo y al neocolonialismo. Si los isleños del Pacífico hubieran podido autodeterminar libremente su futuro político & # 8211 considerando seriamente el consentimiento informado en un clima libre de miedo y chantaje económico & # 8211, no habría ninguna duda de que hubiéramos rechazado albergar los preparativos y pruebas de otros países extranjeros '. peligrosas bombas nucleares en nuestros hogares isleños.

    El 9 de julio de 1999, que fue el Día de la Constitución en mi nación isleña de Belau, ¡celebramos los 20 años completos desde que escribimos lo que una vez fue una Constitución libre de armas nucleares! Solo veinte años nos han enseñado mucho. Se ha creado un movimiento de base mundial de abolición nuclear que sigue creciendo. Además, se ha creado una campaña para abolir las armas nucleares dentro de los Estados Unidos y se lanzará formalmente en octubre de 1999.

    La Corte Internacional de Justicia, la corte más alta del mundo, emitió un aviso legal expresando la ilegalidad general de las armas nucleares. Para nosotros en Belau, la lucha fue larga y dolorosa. Los asesinatos, las matanzas de civiles inocentes y las implicaciones oficiales (de funcionarios tanto del gobierno de Belau como de los Estados Unidos) en la ruptura de la ley y el orden, ahora reivindican la rectitud de la idea libre de armas nucleares, una vez radical y poco realista, pero ahora elegante (Ver Butler , Edwards y Kirby 1988, & # 8220Palau: A Challenge to the Rule of Law in Micronesia, & # 8221 para una descripción de la ruptura sistemática de la ley en la que participan & # 8220 altos funcionarios del gobierno & # 8221). Ahora, un amplio espectro de organizaciones e individuos tradicionales está trabajando para crear un mundo libre de armas nucleares, en gran parte porque ahora hemos llegado a comprender la profundidad de la crisis de depender de las armas de destrucción masiva para garantizar la & # 8220seguridad & # 8221.

    Para los micronesios en general, tenía sentido hacer lo correcto. Para los pueblos de Belau en particular, debemos haber estado listos y dispuestos a pagar el precio o lo suficientemente locos como para enfrentarnos al Pentágono de los Estados Unidos. Cualquiera que haya sido el caso, veinte años después de que escribimos esa Constitución, el 9 de julio de 1999, los jóvenes de Belau y muchos de ellos eran hijos de quienes redactaron la Constitución, así como de los Padres Fundadores de nuestra nación & # 8211. Foro en el que los miembros sobrevivientes de la Convención Constitucional de 1979 hablaron sobre sus experiencias durante la convención. El Foro abordó los desafíos que enfrenta ahora la nación insular. Con todo lo que hemos visto suceder en los últimos veinte años, fue alentador saber que habíamos sido reivindicados.

    Sin embargo, en julio de 1978, justo un año antes de que escribiéramos nuestra propia Constitución libre de armas nucleares, se programó que la Asamblea General de la ONU celebrara su décimo período extraordinario de sesiones entre el 23 de mayo y el 1 de julio, dedicado al desarme. Sorprendentemente, y por consenso, la Asamblea General aprobó un Documento Final unos 20 días antes de lo previsto, algo inaudito en los foros multilaterales de desarme actuales.

    Ese Documento Final declaró:

    La humanidad de hoy se enfrenta a una amenaza sin precedentes de autoextinción que surge de la acumulación masiva y competitiva de las armas más destructivas jamás producidas. Los arsenales existentes de armas nucleares por sí solos son más que suficientes para destruir toda la vida en la tierra. El fracaso de los esfuerzos para detener y revertir las carreras de armamentos, en particular la carrera de armamentos nucleares, aumenta el peligro de la proliferación de armas nucleares. Sin embargo, la carrera armamentista continúa. Los presupuestos militares están en constante crecimiento, con un enorme consumo de recursos humanos y materiales. El aumento de las armas, especialmente las nucleares, lejos de ayudar a fortalecer la seguridad internacional, al contrario, la debilita. Las inmensas existencias y la enorme acumulación de armas y fuerzas armadas y la competencia por el refinamiento cualitativo de armas de todo tipo a las que se desvían los recursos científicos y los avances técnicos plantean amenazas incalculables para la paz. Esta situación refleja y agrava las tensiones internacionales, agudiza los conflictos en diversas regiones del mundo, dificulta el proceso de distensión, exacerba las diferencias entre las alianzas militares opuestas, pone en peligro la seguridad de todos los Estados, aumenta la sensación de inseguridad entre todos los Estados, incluidos los no -estados poseedores de armas nucleares, y aumenta la amenaza de guerra nuclear & # 8230 (Oficina de Información Pública de las Naciones Unidas 1978, págs. 4-5).

    Un programa de acción adjunto identificó varias acciones y propuestas clave para que prosiga la labor de desarme. Cuento esa declaración de 1978 sobre el desarme para resaltar el hecho de que no se puede confiar en los Estados-nación. Veinte años es demasiado tiempo para esperar una promesa sincera de detener el desarrollo de armas de destrucción masiva. Podría decirse que desde 1978 el mundo ha sido testigo de un aumento de los arsenales nucleares y las amenazas que enfrenta ahora la humanidad han aumentado como consecuencia de la carrera armamentista llevada a cabo desde entonces. Ahora solo tenemos aproximadamente 20 semanas antes de que llegue el nuevo milenio, por lo que es crucial que nos unamos como representantes de la sociedad civil para desarrollar una agenda de base más progresista para un mundo libre de armas nucleares.

    Visualizando / Asegurando Nuestro Futuro & # 8212 Abolition 2000

    Este es el legado de lo que nosotros en el Pacífico hemos sido testigos: la violencia de las agresiones coloniales y el colonialismo nuclear, y el esfuerzo resultante de repensar toda la base de la seguridad planetaria. Pensar en las responsabilidades compartidas de cuidar nuestro planeta nos obliga a trabajar en red con aliados comprensivos que nos inspiran y nos ayudan en un esfuerzo común por llevar la cordura, cada pedacito de cordura preciosa, a la forma en que vivimos en este planeta. La paz genuina puede llegar cuando permitimos que un sentido de justicia guíe nuestros asuntos entre nosotros y, lo que es más importante, en la forma en que nos relacionamos con nuestra preciosa Madre Tierra. & # 8220Somos una cultura organizada en torno a la muerte, la guerra, el lucro y la violencia, & # 8221 Betty Burkes proclamó, & # 8220, donde el poder se basa en el principio de poder sobre los demás. & # 8221 Ella explica que el poder sobre [otro] es el poder del castigo, las armas, la competencia, el poder de aniquilación que sostiene todas las instituciones de dominación. Las armas nucleares sirven para la preservación y continuidad de esa cultura. Sin embargo, para lograr un mundo seguro y habitable para nuestros hijos y nietos y todas las generaciones futuras, el objetivo declarado de Abolición 2000 requiere que hagamos una investigación sobre la cultura de la guerra y la violencia que tenemos. habitar, ver cómo participamos y cómo estamos organizados para consentir nuestra propia explotación (Burkes, ibid.).

    Jackie Cabasso, una de las fundadoras de Abolition 2000 & # 8217, escribió en Abolition 2000: Speaking Truth to Power: 8220 Tuvimos muchas preguntas: ¿Qué significa exactamente la abolición? ¿Cuánto tiempo tomaría? & # 8230 Reconocimos que un mundo libre de armas nucleares debe lograrse con cuidado y paso a paso, y detallamos los pasos. Pero fuimos inflexibles en nuestro objetivo: "abolición definitiva e incondicional de las armas nucleares". Desde el sótano de las Naciones Unidas en Nueva York enviamos por fax la Declaración de Abolición 2000 & # 8221 (Cabasso 1998, págs. 2-3). ¡Y el resto es historia! Abolition 2000 es ahora un movimiento global con más de 1.300 miembros de organizaciones en todo el mundo.

    Muchas personas que participaron en la fundación de la red global Abolition 2000 han creado una campaña estadounidense para abolir las armas nucleares.Una historia tan corta, menos de 5 años & # 8211 dice mucho de lo que un movimiento de base activo y solidario puede hacer en 5 años, ¡lo que más de 180 estados-nación no pueden hacer en veinte! Pero esta disparidad de acción & # 8211 y cantidad excesiva de retórica & # 8211 por parte de los estados-nación, también debe decirnos algo fundamental: que puede haber una desafortunada falta de preocupación y / o sinceridad por parte de los gobiernos colectivamente para lograr cualquier cosa para reducir. los crecientes peligros que enfrenta la humanidad. Entonces, depende de nosotros, incluidos todos los pueblos interesados ​​y los movimientos de base de todo el mundo, lograr un mundo libre de armas nucleares. No hacerlo y permanecer indiferente a este esfuerzo global para librar al mundo de las armas nucleares es participar en una conspiración de silencio que, en última instancia, es mortal.

    Me tomo este tema muy personalmente, ya que todo lo que yo y mis hermanos y hermanas en Belau y alrededor del Pacífico valoramos política, cultural y espiritualmente ha sido y continúa siendo desafiado en extremo por la arrogancia del poder, mantenida por la capacidad de amenazar. para asesinar a la masa de la humanidad. Amenazar con aniquilar a los pueblos en masa para defender una determinada & # 8220 forma de vida & # 8221 debería ser un crimen de lesa humanidad. Es la misma lógica que inspiró las excursiones coloniales por todo el mundo en los últimos 500 años.

    La cantidad excesiva de recursos financieros utilizados para sostener los arsenales nucleares es un robo de la masa de personas que trabajan a diario en Estados Unidos para pagar impuestos que luego se desvían de las necesidades sociales urgentes para mantener arsenales cada vez mayores de armas de destrucción masiva. Es una bancarrota moral la que está impulsando todas estas políticas; la bancarrota no conoce fronteras, ya que todos estamos profundamente afectados de muchas maneras. En esencia, todos hemos regresado a la escena de un crimen, y lo hacemos en gran medida para encontrar dentro de nosotros la voluntad de vivir como seres humanos.

    * Richard Salvador es actualmente candidato a doctorado en ciencias políticas en la Universidad de Hawaii en Manoa en Honolulu, donde vive. Está escribiendo una disertación sobre la historia colonial de Micronesia y los movimientos de descolonización de Micronesia. También está reuniendo investigaciones sobre Belau (Palau), con el objetivo de escribir sobre el esfuerzo de Belau para producir una Constitución libre de armas nucleares y el contraesfuerzo del gobierno estadounidense para derribar las disposiciones sobre libres de armas nucleares de esa Constitución y las posteriores. efectos del movimiento antinuclear en la sociedad y las personas. Richard también participa activamente en el trabajo antinuclear internacional y actualmente es miembro del comité coordinador de Abolition 2000 en representación de la Asociación de ONG de las Islas del Pacífico.

    Trabajos citados

    & # 8220Abolición 2000 Resolución contra la opción militar / nuclear del Pacto de Libre Asociación de la República de Palau-Estados Unidos, & # 8221 (Moorea, Te Ao Maohi, 20-28 de enero de 1997). Véase el sitio web de Abolition 2000: A Global Network for the Elimination of Nuclear Weapons

    Adams, James. Motores de guerra. Nueva York: Atlantic Monthly Press, 1990.

    Aldridge, Bob y Ched Myers. Resistir a la serpiente: la lucha de Palau por la autodeterminación. Baltimore, Maryland: Fortkamp Publishing Company, 1990.

    Alexander, Ronni. Poniendo la Tierra Primero: Alternativas a la Seguridad Nuclear en los Estados Insulares del Pacífico. Honolulu, Hawái: Instituto Matsunaga para la Paz, 1994. (ISBN: 9994371576)

    Bailey, Emily, Richard Guthrie, Daryl Howlett y John Simpson, La evolución del régimen de no proliferación nuclear, quinta edición. (Programa de Promoción de la No Proliferación Nuclear). Southhampton, Reino Unido: The Mountbatten Centre for International Studies, 1999.

    Blaisdell, Kekuni. & # 8220 El movimiento de derechos indígenas en el Pacífico: 1998 marca el centenario de la expansión colonial de los Estados Unidos en el Pacífico y el Caribe, & # 8221 publicado por In Motion Magazine, 1998a. Disponible en Internet: http://www.inmotionmagazine.com/pacific.html

    Blaisdell, Kekuni. & # 8220Decolonization: Unfinished Business in the Pacific (Documento de debate de la Asociación de Organizaciones No Gubernamentales de las Islas del Pacífico para el Seminario Regional del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, & # 8221 Nadi, Fiji, 16-18 de junio de 1998. Publicado por In Motion Magazine. Disponible en Internet: http://www.inmotionmagazine.com/fiji1.html

    Butler, William J. y George C. Edwards y Michael D. Kirby. Palau: Un desafío al estado de derecho en Micronesia: Informe de una misión en nombre de la Comisión Internacional de Juristas y la Asociación Estadounidense para la Comisión Internacional de Juristas. Nueva York: Asociación Estadounidense de la Comisión Internacional de Juristas, 1988.

    Burkes, Betty, & # 8220 ¿Qué puede aprender un movimiento abolicionista de otro? Comparación de la abolición de las armas nucleares con la abolición de la esclavitud, & # 8221 Texto del discurso en una conferencia sobre la abolición de 2000 en el norte de California, 22 de febrero de 1997.

    Jacqueline Cabasso, & # 8220Abolition 2000: Speaking Truth to Power, & # 8221 Texto del discurso en la reunión de planificación de la campaña de desmilitarización nuclear de Estados Unidos, 9-10 de octubre de 1998. Chicago.

    Churchill, Ward y Winona LaDuke, & # 8220Native North America: The Political Economy of Radioactive Colonialism, & # 8221 en M. Annette Jaimes (ed), The State of Native America: Genocide, Colonization, and Resistance. Boston: South End Press, 1992.

    De Grasse, Robert, Jr., expansión militar y declive económico. Nueva York: Consejo de Prioridades Económicas, 1983.

    Evans, Caron. & # 8220 Reevaluación de la producción de armas del Tercer Mundo, & # 8221 en Survival (marzo de 1986).

    Joseph Gerson, & # 8220 EE. UU. Hegemonía de Asia y el Pacífico y posibilidades de solidaridad popular, nueva mirada: reexaminar el papel y el impacto de las bases estadounidenses en Asia y el Pacífico, Seúl, Corea del Sur, & # 8221 26-27 de junio de 1999.

    Hartung, William. Las consecuencias económicas de una congelación nuclear. Nueva York: Consejo de Prioridades Económicas, 1984.

    Lydenberg, Steven. Armas para el mundo. Nueva York: Consejo de Prioridades Económicas, 1977.

    Melman, Seymour. La economía de guerra permanente: el capitalismo estadounidense en declive. Nueva York: Simon and Shuster, 1978.

    Moruroa y nosotros: experiencias de los polinesios durante treinta años de pruebas nucleares en Francia

    Pacific, publicado por el Centro de Documentación e Investigación sobre la Paz y los Conflictos, Lyon, Francia, 1997.

    Resumen: & # 8220 & # 8216Moruroa y nosotros & # 8217 es el informe final sobre las experiencias de los trabajadores e isleños de los sitios de prueba polinesios que vivían en las cercanías de Moruroa y Fangataufa. El informe es el resultado de una investigación sociológica realizada por Hiti Tau y la Eglise Evangélique y con el apoyo de Pieter de Vries y Han Seur de la Universidad de Wageningen en los Países Bajos.

    Para ver un resumen más extenso de Moruroa y EE. UU., Visite: http://www.antenna.nl/ecsiep/resource/moruroa.html

    Navias, Martín. Proliferación de misiles balísticos en el tercer mundo. Londres: IISS / Brassey, 1990.

    Movimiento por la paz Aotearoa (Nueva Zelanda), & # 8220Action Alert & # 8211 Nuclear Free and Independent Pacific Day, & # 8221 marzo de 1999.

    República de Palau Ley Pública No. 4-9, Cuarto Olbiil Era Kelulau (IV Congreso), Tercera Sesión Extraordinaria, mayo de 1993. & # 8220 Una ley para declarar las interpretaciones y posiciones de la República de Palau sobre el Pacto de Libre Asociación entre la República de Palau y los Estados Unidos de América & # 8230 & # 8221 Véanse especialmente las Secciones 5 y 6.

    Robie, David. Sangre en su estandarte: luchas nacionalistas en el Pacífico Sur. Leichhardt, Nueva Gales del Sur, Australia: Pluto Press, 1989.

    Salvador, Richard N. & # 8220 Los pueblos indígenas hablan la verdad al poder: Aspectos ambientales y de salud humana de la era nuclear, & # 8221 Declaración de ONG al Tercer Comité Preparatorio del Tratado de No Proliferación Nuclear 2000 Revisión formal, 10 al 21 de mayo de 1999. Nueva York.

    Salvador, Richard N. & # 8220Nuclear Colonialism and Environmental Racism: An Ind native Perspective, & # 8221 Declaración inédita de una ONG al Segundo Comité Preparatorio del Tratado de No Proliferación Nuclear 2000 Revisión Formal, 27 de abril al 8 de mayo de 1998. Ginebra, Suiza

    Saul, John Ralston. Voltaire’s Bastards: The Dictatorship of Reason in the West, Toronto and New York: Penguin Books, 1992.

    Stanley, John y Maurice Pearton, El comercio internacional de armas. Londres: Instituto Internacional de Estudios Estratégicos [IISS], 1972.

    Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz [SIPRI], El comercio de armas con el tercer mundo. Nueva York: Consejo de Prioridades Económicas, 1977.

    Wasserman, Harvey y Norman Solomon, Killing Our Own: The Disaster of America & # 8217s Experience with Atomic Radiation, 1945-1982, Nueva York: Dell Publishing Co., 1982.

    Jonathan Weisgall, & # 8220 The Nuclear Nomads of Bikini, & # 8221 Foreign Affairs 39, 1980.

    Oficina de Información Pública de las Naciones Unidas, & # 8220 Documento final de la sesión de la Asamblea sobre desarme del 23 de mayo al 1 de julio de 1978, & # 8221 Nueva York: Sede de las Naciones Unidas.

    Consejo de Administración Fiduciaria de las Naciones Unidas, & # 8220 Informe de la Misión Visitante de las Naciones Unidas a Palau, Territorio en Fideicomiso de las Islas del Pacífico, 1993. & # 8221 En Documentos Oficiales del Consejo de Administración Fiduciaria, 60º período de sesiones, Suplemento No. 1 (T / 1978).


    Lo que está de moda en FSM

    Buceo, buceo en naufragios, esnórquel, pesca deportiva, surf, canoa y kayak, caminata por la isla, observación de aves y flores, y más.
    Puedes disfrutar de estas actividades en el FSM.

    Cascadas: Wichon, Kepirohi, Sipyen, Wiya Bird Cave y más.

    Playas y parques: Sunset Beach, Nihco Marine Park, James Palsis Marine Park y más.

    Restos: Nan Madol, Lelu Ruins y más.

    Montañas: Monte Tonaachaw, Sokehs Rock, Finkol y más.

    Viejo campo de batalla: El antiguo aeropuerto, el antiguo faro japonés, la isla Lenger y más.

    Cultura tradicional: Casas de reuniones, Stone Money, Navigation, Love Stick y más.

    Danzas tradicionales: Yapese, Chuukese, Pohnpeian, Kosraean y más.

    Vestimenta local: Lava Lava, falda Pohnpeian, vestido Chuukese y más.


    Ver el vídeo: Estados Federados de Micronesia