La Primera Guerra Mundial 'deslumbra' los barcos protegidos con camuflaje confundiendo al enemigo

La Primera Guerra Mundial 'deslumbra' los barcos protegidos con camuflaje confundiendo al enemigo



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Una de las armas más temidas y efectivas de Alemania durante la Primera Guerra Mundial fue su flota de submarinos, conocidos como submarinos, que vagaban por el Atlántico, acercándose sigilosamente bajo el agua a los buques mercantes británicos y destruyéndolos con torpedos. Durante el transcurso de la guerra, hundieron más de 5.700 embarcaciones, matando a más de 12.700 no combatientes en el proceso.

Los británicos no sabían qué hacer. El camuflaje funcionaba en la guerra terrestre, pero era otra cuestión que un objeto tan grande como un barco de carga se mezclara con el océano, especialmente cuando salía humo de sus chimeneas.

Pero un teniente de reserva voluntario de la Royal Navy llamado Norman Wilkinson, pintor, diseñador gráfico e ilustrador de periódicos en su vida civil, se le ocurrió una solución radical pero ingeniosa: en lugar de tratar de ocultar los barcos, hacerlos visibles.









Al cubrir los cascos de los barcos con rayas sorprendentes, remolinos y formas abstractas irregulares que recuerdan las pinturas cubistas de Pablo Picasso o Georges Braque, uno podría confundir momentáneamente a un oficial de submarino alemán que mira a través de un periscopio. Los patrones harían más difícil determinar el tamaño, la velocidad, la distancia y la dirección del barco.

La idea de Wilkinson fue un sorprendente contraste con las de otros teóricos del camuflaje. El artista estadounidense Abbott Thayer, por ejemplo, abogó por pintar barcos de blanco y ocultar sus chimeneas con lienzos en un esfuerzo por hacer que se mezclen con el océano, según Smithsonian.

El camuflaje deslumbrante, como se denominó el concepto de Wilkinson, "parecía ser contrario a la intuición", explica Roy R. Behrens, profesor de arte y erudito distinguido de la Universidad del Norte de Iowa, que escribe "Camoupedia", un blog que es un compendio de investigaciones sobre el arte del camuflaje. “Que a Wilkinson se le ocurrieran las ideas de redefinir el camuflaje como alta visibilidad en lugar de baja visibilidad fue bastante asombroso”.

Como escribe Peter Forbes en su libro de 2009 Deslumbrado y engañado: mimetismo y camuflaje, Wilkinson, que comandaba una lancha de 80 pies utilizada para barrer minas en la costa británica, aparentemente se inspiró durante un viaje de pesca de fin de semana en la primavera de 1917. Cuando regresó al astillero de Devonport de la Royal Navy, se dirigió directamente a su oficial superior con su idea.

"Sabía que era absolutamente imposible hacer invisible un barco", recordó Wilkinson más tarde, según el libro de Forbes. Pero se le había ocurrido que si un barco negro se rompía con rayas blancas confundiría visualmente al enemigo.

“La idea tenía un precedente en la naturaleza, con la alteración del patrón en la coloración de los animales”, dice Behrens. Como revelaría un estudio de investigadores británicos y australianos casi un siglo después, las rayas de las cebras parecen servir para ese propósito, convirtiendo una manada en lo que parece ser un caótico lío de líneas desde la distancia, y haciéndolo más difícil para los leones y otros depredadores. para interceptarlos.

Como explica Behrens, cuando estaban sumergidos, la única forma que tenían los alemanes de avistar un objetivo era a través del periscopio, que solo podían atravesar el agua por un momento fugaz debido al riesgo de ser detectados. Tuvieron que usar esa pequeña cantidad de datos visuales para calcular en qué parte del agua apuntar el torpedo, de modo que llegara a ese lugar en el mismo momento que el barco que estaban tratando de hundir.

El esquema de camuflaje de Wilkinson fue diseñado para interferir con esos cálculos, al dificultar saber qué extremo de la nave era cuál y hacia dónde se dirigía. Con los torpedos, no había mucho margen de error, por lo que si el camuflaje deslumbrante desviaba los cálculos solo unos pocos grados, eso podría ser suficiente para causar un error y salvar un barco británico.

"Aprovechaba la vista limitada del periscopio", explica Behrens.

Un amante del arte de hoy podría suponer que el camuflaje deslumbrante fue una creación de un pintor cubista, no alguien como Wilkinson, un artista representativo al que le gustaba pintar barcos y paisajes marinos. Claudia Covert, bibliotecaria de colecciones especiales en la Escuela de Diseño de Rhode Island y autora de un artículo de 2007 sobre el camuflaje Dazzle en Documentación de arte: Revista de la Sociedad de Bibliotecas de Arte de América del Norte, dice que Wilkinson “probablemente estaba al tanto de estos movimientos contemporáneos: el cubismo, el futurismo y el vorticismo. De hecho, uno de los pintores vorticistas, Edward Wadsworth, supervisó el deslumbramiento de los barcos en Liverpool durante la guerra ".

Además, “hay que recordar que Wilkinson no solo fue un pintor de paisajes marinos, sino también un diseñador de carteles”, dice Behrens. "Así que tuvo que trabajar con formas, colores y formas abstractas".

Aunque el Almirantazgo británico probablemente no incluía a demasiados entusiastas del arte moderno, las pérdidas de los ataques de los submarinos fueron tan devastadoras que pronto autorizaron a Wilkinson a instalar una unidad de camuflaje en la Royal Academy de Londres. Reclutó a otros artistas, que recibieron encargos de la Reserva Naval, y se pusieron manos a la obra.

Wilkinson hizo modelos de barcos en una mesa giratoria y luego los vio a través de un periscopio, usando pantallas, luces y fondos para ver cómo se verían los deslumbrantes esquemas de pintura en diferentes momentos del día y de la noche. Usó uno de esos modelos para impresionar a un visitante, el rey Jorge V, que miró a través del periscopio y adivinó que el modelo de barco se movía de sur a oeste, solo para sorprenderse al descubrir que se movía de este a sureste.

En octubre de 1917, los funcionarios británicos estaban lo suficientemente convencidos de la efectividad del deslumbramiento que ordenaron que todos los buques mercantes debían obtener los trabajos especiales de pintura, según este artículo de 1999 de Behrens.

A pedido del gobierno de los Estados Unidos, Wilkinson cruzó el Atlántico en marzo de 1918 y se reunió con el secretario de Marina Franklin D. Roosevelt, y luego ayudó a establecer una unidad de camuflaje encabezada por el pintor impresionista estadounidense Everett Warner.

Al final de la guerra, más de 2.300 barcos británicos habían sido decorados con un camuflaje deslumbrante. No está claro qué tan exitoso fue el deslumbramiento para frustrar los ataques de los submarinos. Como explica Forbes, una comisión de posguerra concluyó que probablemente solo proporcionó una pequeña ventaja.

“Cuando la Marina de los Estados Unidos adoptó el esquema de Wilkinson tanto para los buques mercantes como para los de combate, hay evidencia estadística que respalda la técnica de Wilkinson”, dice Forbes. Un total de 1.256 buques mercantes y de combate fueron camuflados entre el 1 de marzo y el 11 de noviembre de 1918. Se hundieron 96 buques de más de 2.500 toneladas; de estos sólo 18 estaban camuflados y todos eran buques mercantes. "Ninguno de los barcos de combate camuflados se hundió", dice.

“Es importante recordar que los barcos no solo dependían del camuflaje deslumbrante para protegerse de los submarinos”, explica Behrens. “Se utilizó en combinación con tácticas como zigzaguear y viajar en convoyes, en las que los barcos más vulnerables se mantenían en el centro de la formación, rodeados de barcos más rápidos y peligrosos capaces de destruir submarinos”. La sinergia de esas medidas fue "maravillosamente eficaz", dice.

El camuflaje Dazzle fue resucitado por Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y también se usó en las cubiertas de los barcos, en un esfuerzo por confundir a los aviones enemigos. La tecnología de vigilancia electrónica actual hace que el deslumbramiento sea bastante obsoleto para proteger barcos, pero como señala Forbes, el concepto de patrones visualmente disruptivos todavía se usa en uniformes militares.


Ocultar barcos a plena vista: cómo se usa el camuflaje deslumbrante para confundir al enemigo

El camuflaje Dazzle fue una creación del artista británico Norman Wilkinson. Se propuso como solución al problema de que los barcos no podían camuflarse de la misma manera que los tanques u otros vehículos militares.

Wilkinson posiblemente se inspiró en el movimiento cubista y en artistas como Picasso, que deliberadamente distorsionó los ángulos y la perspectiva para lograr un efecto artístico. Si se aplicara la misma técnica a los barcos, no los haría más difíciles de ver, pero podría hacer más difícil para un enemigo juzgar con precisión la distancia, la dirección y la velocidad del barco, lo que les daría una ventaja militar. También dificultaría saber qué tipo de barco se acerca.

Los intentos anteriores de disfrazar barcos incluían ocultar puertos de armas detrás de un lienzo que estaba pintado para parecerse al cuerpo del barco, o agregar puertos de armas falsos pintados para confundir al enemigo. La teoría de Wilkinson era que aunque las & # 8220 masas de colores fuertemente contrastantes & # 8221 utilizadas en el diseño podían, de hecho, hacer que el barco fuera más visible, esta aparente desventaja se veía superada por el hecho de que sería mucho más difícil de golpear.

Los patrones utilizados incluían formas geométricas llamativas pintadas en colores muy contrastantes. Las líneas en negrita se interrumpían y se cruzaban entre sí en ángulos inusuales para crear un efecto distorsionado y desorientador. Esto es bastante diferente de la mayor parte del camuflaje que se encuentra en el mundo natural, que utiliza una coloración disruptiva para ayudar al animal a fusionarse con su entorno.

El patrón de manchas del leopardo o las rayas irregulares del tigre son típicos de este efecto. Este enfoque también es la base del camuflaje militar tradicional, ya que permite que el objeto o la persona se fusionen con el fondo. Pero para un barco en el mar, no hay antecedentes, por lo que se requería un enfoque diferente.

RMS Olympic pintado por A. Lismer

Las rayas blancas y negras fueron la base de muchos de los patrones utilizados en el camuflaje deslumbrante, aunque cada barco tenía su propio patrón único. Las rayas estaban pintadas en ángulos confusos en lugar de seguir las líneas y la forma de la embarcación, lo que dificultaba al enemigo juzgar la velocidad, la dirección, la distancia o el tipo de embarcación. La singularidad de cada diseño aseguró que el patrón no diera pistas sobre el tipo de embarcación y, para maximizar este efecto, los diseñadores se aseguraron de que no existiera una correlación entre la clase de embarcación y el estilo de camuflaje utilizado.


Historia del camuflaje: el primer toque

En los períodos anteriores, cuando el combate marítimo era a corta distancia, no tenía sentido usar camuflaje. En 1854, para mejorar las características de ocultación, comenzaron a pintar las cañoneras de la Armada Imperial Rusa, que operaban en el Mar Báltico, en un color gris azulado similar al color de los skerries cuando se ven a distancia. Posteriormente, durante la Guerra Ruso-Turca (1877-1878), los pequeños torpederos rusos Chesma, Sinop, Navarino y Sukhum-Kale fueron pintados en un color verde claro similar al color del agua de mar. Sin embargo, la experiencia adquirida en estas dos guerras no se llevó a cabo.

Hasta principios del siglo XX, los buques de guerra de diferentes países, especialmente cruceros y acorazados, tenían camuflajes de lujo y tafetán. Tenían cascos blancos o negros, superestructuras blancas, embudos amarillos y muchas decoraciones doradas. El estilo victoriano dominaba el espectáculo y la amante del mar marcaba la pauta.

A principios del siglo XX, las armadas japonesa y austrohúngara fueron las primeras en alejarse de tales patrones. En septiembre de 1903, los barcos de la Flota rusa del Pacífico con base en Port Arthur fueron repintados en el color verde oliva "de combate". Al mismo tiempo, el Segundo y el Tercer Escuadrón del Pacífico que navegaron hacia el Lejano Oriente al comienzo de la guerra tenían los viejos camuflajes de tafetán: cascos negros y superestructuras con embudos de color amarillo brillante. Los resultados son bien conocidos: a medida que aumentaban las distancias para los enfrentamientos, los barcos japoneses pintados para igualar el mar tormentoso tenían una ventaja.

Las batallas durante la Guerra Ruso-Japonesa revelaron los beneficios de los camuflajes en los buques de guerra. Las distancias de combate aumentaron, y pintar un barco para hacer más difícil apuntar hacia ella y ayudar a que el barco se mimetizara con la superficie del agua se convirtió en un atributo esencial de las flotas militares. Los experimentos con diferentes patrones continuaron hasta el comienzo de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, los marineros se mostraron muy escépticos sobre la innovación. Las condiciones de visibilidad en el mar se vieron afectadas por demasiados factores: clima, tiempo, etc. Con el comienzo de la Primera Guerra Mundial, los barcos de superficie se enfrentaron a una nueva amenaza: los submarinos. Se hizo necesario difuminar el exterior de la nave para dificultar la definición de sus parámetros de movimiento: ángulo de rumbo, velocidad y distancia hasta ella.

Fue entonces cuando el artista británico y oficial de la Armada Norman Wilkinson sugirió un esquema de camuflaje, más tarde conocido como camuflaje deslumbrante, deslumbramiento deslumbrante o pintura deslumbrante. Aconsejó que los barcos se pintaran con diseños abstractos: para crear planos, ángulos y otras formas ilusorias. Wilkinson sirvió como oficial en un submarino y concluyó que no había necesidad de esconder el objeto, confundir al enemigo que se preparaba para un ataque era más eficiente.

Para ser justos, la primera persona que sugirió pintar barcos en un estilo «cebra» fue el profesor británico de zoología Graham Kerr. En septiembre de 1914, envió una carta al Primer Lord del Almirantazgo Winston Churchill, en la que decía:

«… Un tono uniforme continuo se hace llamativo. Esto se puede contrarrestar rompiendo la superficie con pigmentos que contrasten violentamente ".

Sin embargo, como suele suceder, la idea se escondió debajo de la alfombra. No fue hasta el verano de 1915 que el Almirantazgo dio la orden de iniciar experimentos con camuflaje disruptivo, pero de acuerdo con la propuesta de Wilkinson.

El concepto de ese camuflaje se basó en las bellas artes de la época, principalmente el cubismo. En aquellos días, el objetivo de los torpedos desde un submarino se basaba en datos visuales. El comandante del submarino calculó el triángulo de distancia de acuerdo con los datos recibidos con la ayuda de un telémetro óptico. Entonces, definió todos los parámetros de movimiento de un objetivo visualmente: velocidad, tamaño y ángulo de rumbo. El uso de un camuflaje deslumbrante a menudo dificultaba que los submarinistas definieran correctamente esos parámetros. Debido a la pintura y los ornamentos inusuales, los tamaños del barco se interrumpieron y su silueta se difuminó o se mezcló con el cielo o la superficie del mar.

Después de las pruebas exitosas, el camuflaje deslumbrante fue adoptado por las armadas británica, francesa y estadounidense. Los colores principales de un camuflaje deslumbrante eran el negro, el blanco, la tierra blanca, el verde y el azul. Como tal pintura se aplicó no solo en los buques de guerra, sino también en los buques mercantes, los convoyes que incluían esos barcos con forma de loros se veían completamente deslumbrantes, según los testigos. Además del esquema principal, la pintura a menudo se complementaba con una ola falsa en la cadena de proa, lo que inducía a error a la hora de definir la velocidad del barco. La ola falsa también se pintó debajo del poste de popa, para crear una ilusión en cuanto al rumbo del objetivo.

Sin embargo, el primer camuflaje clásico para hacer que un barco sea menos visible cerca de la costa y distorsionar su silueta se utilizó en la Armada rusa. Durante la Guerra Ruso-Japonesa, los destructores del Escuadrón de Cruceros Independientes de Vladivostok fueron cubiertos con pintura moteada que se asemejaba a una costa. Más tarde, en el verano de 1915, un artista de Sebastopol Yuri Shpazhinsky se dirigió al Ministerio de Marina para proponer un esquema especial de camuflaje de barcos, al que llamó «ilusorio». Según su idea, tal esquema podría dificultar la definición de la distancia al barco. El comando de la Armada encontró interesante la propuesta y dio la orden de pintar el camuflaje en el acorazado Sinop de la Flota del Mar Negro, los destructores Shchastlivyi y Gromkiy, y más tarde, los avisos de la Flota Báltica Kondor y Berkut (antiguos barcos de la guardia fronteriza). Además, otra de las ideas de Shpazhinsky se probó en avisos: se montaron orejetas especiales en mástiles y tubos, pero no tuvieron el impacto esperado, y se interrumpieron los experimentos adicionales. Además, en la Flota del Báltico, algunos destructores de la clase Novik tenían un esquema de camuflaje diferente: líneas horizontales de diferentes colores, cambiando de oscuro (cerca del agua) a claro.


El barco de bomberos de la ciudad de Nueva York se renombró con un camuflaje deslumbrante vibrante para conmemorar la Primera Guerra Mundial

Este verano, los visitantes del puerto de Nueva York pueden encontrar una vista inusual: barco de bomberos John J. Harvey, recién envuelto en patrones rojos y blancos que evocan un bastón de caramelo.

El barco histórico, que atracó por primera vez en la ciudad en 1931 y ahora es un museo y centro educativo, es uno de los cinco barcos que aparecen en una iniciativa centenaria de la Primera Guerra Mundial copatrocinada por el Fondo de Arte Público y una organización con sede en Gran Bretaña 14-18. AHORA. Hiperalérgico& # 8217s Allison Meier informa que el recipiente reinventado es una creación del artista estadounidense Tauba Auerbach, quien llama al trabajo de pintura "Separación de flujo". El barco, así como los barcos atracados en Londres, Liverpool y Leith, Escocia, conmemoran la tradición bélica del & # 8220 camuflaje deslumbrante & # 8221, una técnica experimental diseñada para protegerse de los submarinos alemanes atacando a los comandantes de submarinos con una cacofonía de enfrentamientos. colores.

El camuflaje Dazzle se remonta a 1917. En febrero de ese año, el Kaiser Wilhelm II de Alemania autorizó el uso de la guerra de submarinos sin restricciones contra barcos neutrales y enemigos por igual. El cambio de torpederos dirigidos a ataques indiscriminados devastó a la ya paralizada flota británica, que perdió 925 barcos en el lapso de solo 10 meses, y llevó la Primera Guerra Mundial a un punto crítico.

Norman Wilkinson, un artista e ilustrador británico que trabajó como voluntario de la Royal Navy, observó esta nueva forma de guerra con creciente inquietud, informa Sam Willis para el BBC. Con la esperanza de generar una lluvia de ideas sobre un mecanismo de protección ganador, recurrió a una fuente de inspiración poco probable: el arte moderno.

& # 8220Como era imposible pintar un barco de modo que no pudiera ser visto por un submarino, la respuesta era todo lo contrario, & # 8221 Wilkinson más tarde relató. & # 8220 En otras palabras, pintarla, no por poca visibilidad, sino de tal manera que rompa su forma y así confundir a un oficial de submarino con el rumbo al que se dirigía. & # 8221

El esquema de Wilkinson # 8217 fue brillantemente contradictorio. En lugar de intentar mezclarse con el paisaje marino del océano, los barcos atraerían la atención de los combatientes enemigos a través de una vertiginosa variedad de colores y formas. Estos diseños, que van desde franjas alternas de naranja y azul hasta líneas curvas capaces de simular una ola de proa de barco & # 8217s, embarcaciones enmascaradas & # 8217 & # 8220 forma, tamaño y dirección, & # 8221 Linda Rodriguez McRobbie escribe para Smithsonian.com. Al confundir a los comandantes de submarinos el tiempo suficiente para evitar que apunten y disparen con precisión, los barcos mercantes, hipotéticamente, tendrían tiempo suficiente para contraatacar.

Destructor británico HMS Badsworth (Imperial War Museum a través de Wiki Commons)

De acuerdo con la BBC& # 8217s Willis, se aplicó camuflaje deslumbrante a más de 2.000 barcos durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial. deslumbramiento en realidad tenía, ya que se instituyeron contramedidas adicionales aproximadamente al mismo tiempo.

Roy Behrens, profesor de la Universidad del Norte de Iowa y autor de varios trabajos sobre camuflaje deslumbrante, le dice a McRobbie que un informe del Almirantazgo de septiembre de 1918 no alcanzó resultados concluyentes. En el primer trimestre del año, el 72 por ciento de los barcos deslumbrados atacados por submarinos se hundieron o sufrieron daños importantes, mientras que el 62 por ciento de los barcos no deslumbrados se hundieron o sufrieron daños. En el segundo trimestre, estas cifras cambiaron: el 60 por ciento de los ataques a barcos deslumbrados resultaron en hundimientos o daños, en comparación con el 68 por ciento de los barcos no deslumbrados.

En 2016, investigadores de la Universidad de Bristol descubrieron que el camuflaje deslumbrante tenía una influencia medible en la velocidad percibida de un objetivo, lo que permitía a los objetivos simular un movimiento más rápido o más lento en función de la dirección de su patrón de camuflaje. Esta investigación se basó en un estudio de Bristol de 2011 que sugería que el camuflaje puede afectar la percepción de la velocidad, pero solo si el objetivo se mueve rápidamente.

Para la Segunda Guerra Mundial, el camuflaje deslumbrante había perdido el favor del Almirantazgo británico, reemplazado por el mapeo preciso de la tecnología de radar. Aunque los buques mercantes británicos que operaron durante la Primera Guerra Mundial no pudieron alcanzar velocidades lo suficientemente altas como para que el deslumbramiento funcionara correctamente, la técnica poco convencional ocupa un lugar único en la historia militar. Además de elevar la moral entre las deslumbrantes tripulaciones de los barcos, los diseños impresionaron al maestro cubista Pablo Picasso, quien, al ver un tanque parisino pintado con un patrón deslumbrante, exclamó: & # 8220Somos nosotros quienes lo creamos & # 8221.

Y aunque el camuflaje deslumbrante no se ha visto en la guerra en los últimos años, Nick Scott-Samuel, profesor de percepción visual en Bristol y coautor del estudio deslumbrante de 2016, le dice a Willis que la técnica podría tener aplicaciones en la guerra moderna.

& # 8220 En una situación típica que implica un ataque a un Land Rover, la reducción en la velocidad percibida sería suficiente para hacer que la granada fallara aproximadamente un metro, & # 8221 Scott-Samuel explica. & # 8220Esta podría ser la diferencia entre supervivencia o no. & # 8221

Al igual que los barcos de la Primera Guerra Mundial, conmemora, John J. HarveyLa pintura deslumbrante intenta engañar a la vista, lo que dificulta saber en qué dirección se mueve el barco.

Auerbach utilizó un proceso conocido como veteado para generar & # 8220 estos tipos de patrones con dinámica de fluidos & # 8221, le dice a Meier la curadora del proyecto Emma Enderby.

& # 8220Su diseño estuvo muy influenciado por el hecho de que se trataba de un barco de bomberos, por lo que el agua también se movía a través del cuerpo del barco, y ese fue su camino hacia el proyecto & # 8230 pensando en ese movimiento del agua, & # 8221 Enderby explica.

Aunque actualmente se destaca entre la flota en el puerto de Nueva York, en mayo de 2019, el barco de bomberos volverá a su exterior original sin deslumbramientos, reflejando los buques aliados y la inversión de posguerra # 8217 de un color caótico a un gris sombrío.

& # 8220 Flow Separation & # 8221 está a la vista en Brooklyn Bridge Park & ​​# 8217s Pier 6, Hudson River Park & ​​# 8217s Pier 25 Hudson River Park & ​​# 8217s Pier 66a hasta mayo de 2019. Visite el fin de semana para disfrutar de un viaje gratis, o pase por en un día laborable para explorar el barco y la cubierta # 8217s.


"Razzle Dazzle them": el curioso uso del camuflaje deslumbrante en las dos guerras mundiales

A principios de este mes se dieron a conocer dos barcos notables como parte de la conmemoración del inicio de la Primera Guerra Mundial, pintados con diseños llamativos conocidos como camuflaje deslumbrante. El 14 de julio de 2014, el presidente del HMS, que de hecho usaba tal esquema de color cuando sirvió en la Primera Guerra Mundial, se exhibió en Victoria Embankment luciendo un diseño geométrico en blanco, negro y escala de grises creado por el escultor alemán Tobias Rehberger. Dos días antes, el 12 de julio, el artista óptico venezolano Carlos Cruz-Diez había estrenado su propio diseño, un motivo de rayas vívidas, en el barco piloto Edmund Gardner. El barco es propiedad y fue conservado por el Museo Marítimo de Merseyside, y la decoración jugó un papel doble en la conmemoración del Centenario y la celebración de la Bienal de Liverpool. Ambos barcos permanecerán en exhibición hasta finales de 2015, y ambos son algo impactantes de contemplar. ¿Cómo se pueden clasificar como camuflaje diseños tan llamativos?

La primera definición de camuflaje en el Diccionario Oxford es "disfrazar el personal, el equipo y las instalaciones militares pintándolos o cubriéndolos para que se mezclen con su entorno". Entonces, difumina prácticamente lo contrario de deslumbrar. Sin embargo, el diccionario ofrece una descripción más detallada del camuflaje como "acciones o dispositivos destinados a disfrazar o engañar". Eso es más parecido.

Piense en el mundo natural por un segundo. Cebra, leopardo, tigre, jirafa. Cada una de estas especies está coloreada de una manera tan ridículamente audaz que te preguntas cómo es posible que se evite la detección en la naturaleza. Sin embargo, todos lo hacen, en gran parte porque NO HAY un esquema de color establecido para el terreno que estos animales llaman hogar. Los pastizales y los bosques no son verdes, marrones, amarillos, negros, blancos o naranjas, pueden ser todas o ninguna de estas cosas. Adoptar un color sería inútil, y cuanto más atrevido sea el patrón, más hipnotiza y enfoca la atención lejos de lo que la presa o el depredador podrían necesitar saber. ¿Qué tan grande es el animal? ¿Está mirando hacia adelante o hacia atrás? ¿Qué tan rápido se mueve y dónde se enfocan sus ojos? Puede ser difícil saberlo.

La 'pintura deslumbrante', entonces, era una forma de confundir y engañar al enemigo. El mar, como las praderas y los bosques, nunca está quieto y no tiene un esquema de color establecido. Un minuto es verde, otro azul, negro o plateado. Las formas y los tonos cambian constantemente. No hay forma de mezclarse, pero puede distorsionar y puede desviar la atención de las características que desea ocultar. ¿El barco se acerca o se aleja? ¿Es siquiera un barco o dos? ¿Crucero o barco mercante? ¿Qué tan rápido alcanzará un punto de ajuste? Con el esquema de color correcto, una vez más, puede ser difícil saberlo.

Abbott H Thayer, un artista de Nueva Inglaterra y naturalista aficionado, fue el primero en estudiar cómo los animales usan el camuflaje para evitar la detección precisa por parte de los enemigos, y se dio cuenta de que cuando el fondo no se podía predecir y, por lo tanto, coincidir completamente, era mejor 'rompa' una figura y use contrasombreado y colores de alto contraste para distorsionar su contorno. En consecuencia, hizo un llamamiento al ejército británico al comienzo de la Primera Guerra Mundial para que abandonaran sus uniformes caqui y adoptaran una mezcla de colores más moteada. Es ampliamente considerado como el padre fundador del camuflaje.

Casi al mismo tiempo, según la Sociedad Canadiense de Investigación Náutica, el naturalista John Graham Kerr comenzó a trabajar en teorías similares para disfrazar barcos. Envió una carta a Winston Churchill en 1914, explicando sus teorías y su raíz en la naturaleza, pero aunque Winston Churchill estaba interesado, en última instancia, la falta de influencia de Kerr hizo que la Marina no tomara en serio sus ideas.

Finalmente, en 1917, un hombre con los amigos adecuados comenzó a estudiar cómo se podía utilizar la "pintura deslumbrante" para proteger a los acorazados y convoyes del ataque de los temibles submarinos alemanes. El sitio web de la Escuela de Diseño de Rhode Island explica que Norman Wilkinson, ya un famoso pintor marino y diseñador de carteles para las industrias de viajes ferroviarios y marítimos, se dio cuenta, mientras actuaba como Reserva de Voluntarios de la Royal Navy y patrullaba los mares cada vez más peligrosos, que no había esperanza de esconder un barco, aunque solo sea por las chimeneas. La confusión era la única esperanza de defensa. Las curvas, se dio cuenta, podían crear la impresión de una onda de arco falsa. Los patrones en la proa y la popa podían ocultar qué extremo del bote estaba mirando un enemigo. Las formas en la chimenea podrían sugerir que un barco apuntaba en una dirección diferente a la verdadera, mientras que las ilusiones ópticas podrían usarse para crear una falsa impresión de su tamaño.

El tan admirado nombre de Wilkinson abrió puertas, y la marina primero le permitió probar sus ideas en la Base Naval de Devonport, luego, cuando las pruebas salieron bien, le pidió que se pusiera a trabajar en la producción de algunos diseños. Wilkinson, a quien no se le había asignado una oficina, recurrió a su Alma Mater, la Real Academia de Arte, y le dieron un salón de clases para trabajar. El vorticista Edward Wadsworth fue contratado para supervisar la pintura de barcos en el puerto de Liverpool, mientras que en 1918 Wilkinson viajó a los Estados Unidos para compartir sus ideas con la Marina de los Estados Unidos. Los aliados estaban tan satisfechos con su trabajo que aplicaron sus diseños a 2.000 buques de guerra y 4.000 buques mercantes británicos durante el transcurso de las dos guerras mundiales, incluidos el HMS Argus, RMS Mauretania, RMS Olympic y USS Hancock.

La razón por la que los diseños fueron efectivos en ese momento fue porque los sistemas de torpedos eran más lentos y menos precisos que los que tenemos hoy. Para disparar a un barco británico, los submarinos alemanes primero tenían que identificar claramente el objetivo, luego determinar su velocidad y la dirección en la que se dirigía y lanzar el torpedo hacia el lugar donde creían que estaría el barco para cuando el barco misil lo alcanzó. Los alemanes tuvieron que resolver todo esto mirando a través de visores primitivos. Si no podían distinguir qué tan grande era un barco, hacia dónde se dirigía o qué tan rápido se movía, probablemente fallarían. Además, cuando se pintó todo un convoy con los deslumbrantes patrones de camuflaje, que enmascaraban los colores, las características y las líneas de identificación de los distintos modelos de barco, era muy difícil distinguir un objetivo predeterminado entre el grupo.

Esta técnica de ocultación barata y simple todavía se usaba al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, pero al final se había vuelto obsoleta. Se había inventado el radar, se habían mejorado los telémetros y los sistemas de lanzamiento mucho más rápidos significaban que había menos lapso de tiempo entre disparar y golpear una embarcación, por lo que no había necesidad de calcular la velocidad de la nave. Nunca se ha probado de manera concluyente que el camuflaje deslumbrante fuera efectivo como forma de protección, ya que el sistema de convoyes entró en juego casi al mismo tiempo que la técnica de pintura. Ciertamente, a partir de ese momento, se alcanzaron menos barcos. Sin embargo, la industria automotriz todavía usa los diseños vívidos para proteger los detalles de los nuevos prototipos de los competidores en el caso de que se filtren fotos, por lo que debe haber algo en el concepto de Wilkinson.


La visión


No es donde estás, es a donde vas

La Primera Guerra Mundial ocurrió entre 1914 y 1918 en ese entonces, el hundimiento de un acorazado enemigo fue un proceso de tres pasos:

Paso 1: ubica la posición de tu objetivo y traza su curso.
Paso 2: determina la velocidad del barco y confirma la dirección en la que se dirige
Paso 3: Lanzamiento del torpedo no directamente en el barco, sino a donde crees que va para cuando el torpedo llegue al barco.

* Recuerde que esta es una guerra de principios del siglo XX, las armas no viajan a la velocidad que lo hacen hoy

Entonces, ¿cuál es su solución Fleet Admiral?

GOLPESE CON EL RAZZLE DAZZLE

Olvídate de que no te vean, eso solo resuelve su primer problema. Concéntrese en confundirlos para que no sepan adónde va. Entonces sus torpedos serán disparados en vano porque pensaron que estabas en zigzag cuando realmente lo hacías.

El artista británico y oficial naval Norman Wilkinson tuvo esta idea y fue pionero en el movimiento Dazzle Camouflage (conocido como Razzle Dazzle en los Estados Unidos). Norman usó colores brillantes y fuertes y rayas diagonales contrastantes para hacer increíblemente difícil medir el tamaño y la dirección de un barco.

Fue barato, eficaz y ampliamente adoptado durante la guerra. Mira las increíbles fotografías a continuación.

* NOTA: Desafortunadamente, las imágenes están en blanco y negro, son de principios de 1900 y todo, por lo que los colores fuertes y llamativos requerirán un poco de imaginación. ¿Puedes imaginarte una flota de barcos eléctricos amarillos, naranjas y violetas que vienen a buscarte?

& # 8220, & # 8221caption & # 8221: & # 8221 & # 8221, & # 8221created_timestamp & # 8221: & # 82211178423533 & # 8243, & # 8221copyright & # 8221: & # 8221COPYRIGHT, 2007 & # 8243, & # 8221ng 82216.3 & # 8243, & # 8221iso & # 8221: & # 8221160 & # 8243, & # 8221shutter_speed & # 8221: & # 82210.022222222222222 & # 8243, & # 8221title & # 8221: & # 8221 & # 8221> & # 8221 & # 8221> imagen-título = & # 8221razzle-dazzle-boat & # 8221 data-image-description = & # 8221 & # 8221 data-medium-file = & # 8221https: //twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/razzle-dazzle-boat .jpg?w=792&h=262?w=300″ data-large-file=”https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/razzle-dazzle-boat.jpg?w= 792&h=262?w=792″ src=”https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/razzle-dazzle-boat.jpg?w=792&h=262″ alt= ”razzle dazzle boat The History of Razzle Dazzle Camouflage” title=”razzle-dazzle-boat” width=�″ height=�″ size-full wp-image-8158″ srcset= ”https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/razz le-dazzle-boat.jpg 792w, https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/razzle-dazzle-boat.jpg?w=150&h=50 150w, https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/razzle-dazzle-boat.jpg?w=300&h=99 300w, https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/razzle-dazzle-boat.jpg?w=768&h=254 768w” sizes=”(max-width: 792px) 100vw, 792px” />

DAZ 469

” data-medium-file=”https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/dazzle-camouflage-ship.jpg?w=796&h=527?w=300″ data-large-file=”https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/dazzle-camouflage-ship.jpg?w=796&h=527?w=796″ src=”https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/dazzle-camouflage-ship.jpg?w=796&h=527″ alt=”dazzle camouflage ship The History of Razzle Dazzle Camouflage” title=”dazzle-camouflage-ship” width=�″ height=�″ size-full wp-image-8152″ srcset=”https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/dazzle-camouflage-ship.jpg 796w, https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/dazzle-camouflage-ship.jpg?w=150&h=99 150w, https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/dazzle-camouflage-ship.jpg?w=300&h=199 300w, https://twistedsifter.files.wordpress.com/2010/02/dazzle-camouflage-ship.jpg?w=768&h=508 768w” sizes=”(max-width: 796px) 100vw, 796px” />

As sonar and radar technology improved, the once effective dazzle camouflage was rendered obsolete. By WWII the dazzle camouflage was an afterthought. Thankfully contemporary artists like Jeff Koons have kept the style alive with outrageous boats like this:


The Styrous® Viewfinder

Dazzle camouflage, also known as razzle dazzle (in the U.S.) or dazzle painting, was a family of ship camouflage used extensively in World War I, and to a lesser extent in World War II and afterwards. Credited to the British marine artist Norman Wilkinson, it consisted of complex patterns of geometric shapes in contrasting colours, interrupting and intersecting each other.

The 1919 painting, Dazzle-ships in Drydock at Liverpool, by Edward Wadsworth was the inspriation for the album, Dazzle Ships, by Orchestral Manoeuvres in the Dark (OMD), released in 1983 ( link below ).

In 1914, an embryologist named John Graham Kerr approached Winston Churchill and proposed a new way to camouflage Britain’s ships. Taking his inspiration from animals like the zebra and giraffe, he suggested that instead of trying to conceal their ships, they make them so glaringly conspicuous that it would be nearly impossible to target them.

Unlike other forms of camouflage, the intention of dazzle is not to conceal but to make it difficult to estimate a target's range, speed, and heading. Wilkinson explained in 1919 that he had intended dazzle primarily to mislead the enemy about a ship's course and so to take up a poor firing position.

The trick was in the paint, which formed optical illusions along the hulls of the ships. The goal was to make it so disjointed, so visually confusing, that rangefinders wouldn’t be able to get a fix on the ship’s location, size, and speed. The rangefinders used to pinpoint enemy ships at the time worked by creating two half-images of a target when the operator maneuvered the half-images into a single, unbroken image, he could calculate the ship’s distance, allowing them to calibrate the guns for an accurate shot.

But if you looked at a ship with dazzle camouflage, the two half-images still ended up looking like a mismatch, even when they were perfectly aligned. With their patterns of zigzags, spirals, and complex geometric shapes, the ships didn’t look like ships anymore all the distinguishing features normally used to identify a ship’s orientation—mainly the stern and the bow—were lost in the illusion.

The Admiralty made it a point to use a different paint scheme on every single ship so the enemy couldn’t learn to use the patterns to identify specific classes of ship. As a result, it was hard to tell what worked and what didn’t. There was no standard one ship could be painted bright blue with red spirals, and another might be painted with intersecting black and white bars. If one of those went down, it could have been because of the colors, or the pattern, or just because the enemy got lucky. There were too many factors involved to fairly evaluate it.

Every ship was given a different pattern. The Admiralty called in a creative army of artists, sculptors, and designers to create each design. While some were just crazy jumbles of lines and shapes, others were full-on optical illusions, creating such effects as making the center of the ship appear higher than either side.

Dazzle has been compared to the contemporary Vorticist art that was partly inspired by Cubism. Though the style grew out of Cubism, it is more closely related to Futurism in its embrace of dynamism, the machine age and all things modern (cf. Cubo-Futurism). However, Vorticism diverged from Futurism in the way it tried to capture movement in an image. In a Vorticist painting modern life is shown as an array of bold lines and harsh colours drawing the viewer's eye into the centre of the canvas.

El nombre Vorticism was given to the movement by Ezra Pound in 1913, although Wyndham Lewis, usually seen as the central figure in the movement, had been producing paintings in the same style for a year or so previously.

The movement was announced in 1914 in the first issue of BLAST, which contained its manifesto and the movement's rejection of landscape and nudes in favour of a geometric style tending towards abstraction. It became the literary magazine of that art movement in Britain but only two editions were published: the first on July 2, 1914 (dated 20 June 1914). The first edition contained many illustrations in the Vorticist style by Jacob Epstein, Lewis and others.

Italian futurist Filippo Tommaso Marinetti gave a series of lectures at the Lyceum Club, in London in 1910, aimed at galvanizing support across Europe for the new Italian avant-garde. In his presentation he addressed his audience as "victims of . traditionalism and its medieval trappings," which electrified the assembled avant-garde. Within two years, an exhibition of futurist art at the Sackville Gallery, in London, brought futurism squarely into the popular imagination, and the press began to use the term to refer to any forward-looking trends in modern art.

The second (and last) edition of BLAST, by Wyndham Lewis and friends, included an article by Henri Gaudier-Brzeska it was written and submitted from the trenches of WWI.

Depiction of how Norman Wilkinson intended dazzle camouflage to cause the enemy to take up poor firing positions.

Claimed effectiveness: Artist's conception of a U-boat commander's periscope view of a merchant ship in dazzle camouflage (left) and the same ship uncamouflaged (right), Encyclopædia Britannica, 1922. The conspicuous markings obscure the ship's heading.


How Cubism Protected Warships in World War I

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Courtesy of Nik Hafermaas for Ueberall International

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

If you’re stuck in traffic along the I-5 near San Diego International Airport, and your attention wanders from the brake lights in front of you, your eyes might land on a low-slung leviathan of a building, a third of a mile long, resembling the upper deck of a buried cruise ship peeking above ground. Keep your gaze there long enough, and you will notice that the geometric black-and-white pattern on the northeast side of the structure keeps changing.

Marty Graham is a freelance reporter based in San Diego.

Sign up to get Backchannel's weekly newsletter, and follow us on Facebook, Twitter, and Instagram.

What you’re seeing is simply a gargantuan rental car center. But as of September, it’s also a massive e-ink display—and even a sort of time-travel portal. The project by artist Nik Hafermaas deploys thousands of e-paper panels to turn the side of the garage into a sort of outsize mutant Kindle screen, cycling through 15 different designs. Its mesmerizing show offers a flashback to a World War I-era camouflage technique known as Dazzle. That’s where your trip back in time begins.

During World War I, artists protected massive warships by hand-painting them with eye-popping monochrome shapes that fooled enemies aboard German U-boat submarines. The distracting patterns made it hard for periscope-peering targeters to be sure which part of the ship they were looking at, or where it was heading.

Hafermaas is not the first artist to be dazzled by Dazzle. Pablo Picasso is said to have claimed that Dazzle artists drew inspirations from his Cubist paintings. More recently, William Gibson’s science fiction novel Zero History drew inspiration from the disruptive patterns. But Hafermaas, who chairs the graphic design department at the ArtCenter College of Design in Pasadena, has actually brought Dazzle back to hypnotic life, in the largest display of the camouflage style in many decades. For the San Diego airport project, Hafermaas and his team at the Ueberall International studio commissioned 2,100 e-ink panels—each of which, solar-powered and wirelessly connected, becomes a pixel in a shifting array.

Hafermaas says he found his inspiration when, leafing through a magazine, he chanced upon pictures of a ship, painted in a distorted checkerboard of black and white. “I saw these patterns that are really part of minimalist art, op art,” Hafermaas says. “But here it’s not meant as art but as the functionality to disguise a warship. It looks like art, but it’s actually engineering.”

Dazzle painting originated in the UK, which in the early days of the Great War was losing ships to the new German U-boat wolf packs at a catastrophic pace—as many as 55 a week, according to Roy Behrens, a professor of art at the University of Northern Iowa, whose work focuses on camouflage. With the success of the attacks, the U-boats widened their attack and began targeting civilian ships, like the liner Lusitania, which fell prey to a torpedo in 1915, killing 1,200 of the almost 2,000 people on board.

The Royal Navy tasked British marine painter Norman Wilkinson with finding a way to protect the ships by concealment, Behrens says. Wilkinson studied the request, and told the navy it needed to rethink its strategy. According to Behrens, Wilkinson told the British brass, “You can’t hide a ship. You need to make it hard to hit, not hard to see.”

At the time, pre-radar, aiming torpedoes was an arduous task that took minutes to complete. Submariners raised the periscope and left it up just long enough to gather information about the size, speed, and direction of the ship they stalked. “When they put the periscope up, it could only stay up 30 seconds, because it made a wave and the British ships could go after it,” Behrens says.

After they dropped the periscope, crew members would begin calculating where to aim the torpedo based on estimations of direction, speed, and ship size. (Think slide rules.) Then they had to turn the submarine to aim it to where their calculations suggested the ship would be.

With all this in mind, Wilkinson designed paint jobs that were distorted checkerboards of black and white, with curves that, for example, mimicked waves and distorted the perception of length, height, and movement. These designs created optical confusion, making it harder to tell the target ship’s size and direction—key parts of the targeting calculations. Then Wilkinson recruited house painters and artists to implement the designs. Artist Edward Wadsworth was among them, and one of his most recognized works is a painting of a Dazzle ship.

The Dazzle technique was arresting and weird—but also, post-war studies showed, it worked. According to Claudia Covert, a special collections librarian at the Rhode Island School of Design, “The 3,000 ships painted with Dazzle were less likely to be hit, and when they were hit, it was in less vital parts of the ship.”

The British had gotten quite good at Dazzle painting by the time the US entered the war in 1917. Wilkinson was dispatched to the US to help develop its Dazzle painting program, and by the war’s end, Covert says, about 2,000 US ships were dazzled.

“The US adopted Dazzle painting as camouflage, but in a very American way,” she notes. “Where the British saw this as a kind of large art project and each ship had a unique design, the Americans created a catalog of plans, then sent the plans to Eastman Kodak for testing.” A physicist at Eastman Kodak built models and hand painted them, and then conducted a periscope test in tanks of water with a variety of marine backgrounds.

The approved, tested designs went to the government printing office, and identical sets of plans were sent to 13 ship districts that were charged with the task of painting the designs onto the vessels. The entire effort was top secret, Covert says. Whether the plans were destroyed to protect that secrecy or were just tossed away as Dazzle became obsolete, only two sets of the design plans exist today—one in the National Archives, and the other at RISD.

At the start of World War II, the US and British briefly revived Dazzle painting. But they’d also begun escorting merchant and passenger ships in convoys of heavily armed gunships and, Behren says, surface vessels had become adept at finding and sinking submarines. In the Pacific theater, some observers believed, the dazzled ships actually attracted Japanese kamikaze pilots.

And so the sun set on Dazzle. Today, the device has a distinct period feel. After all, it arrived on the scene just a few years after the 1913 Armory Show introduced Americans—who were still grooving on realist art—to abstract and experimental art movements like fauvism, cubism, and futurism. Camouflage was, in the realm of military tactics, kind of avant garde as well: It taught the perspective that design was not only about aesthetics, but also could have a life-saving function. Dazzle no longer fills that bill, but the San Diego e-paper installation hints that it just might have other applications we haven’t yet imagined.

¡Oh! Sorry to call you back from this 20th century reverie—but it looks like the cars on I-5 are finally moving again.


Download Now!

We have made it easy for you to find a PDF Ebooks without any digging. And by having access to our ebooks online or by storing it on your computer, you have convenient answers with Dazzle Ships World War I And The Art Of Confusion . To get started finding Dazzle Ships World War I And The Art Of Confusion , you are right to find our website which has a comprehensive collection of manuals listed.
Our library is the biggest of these that have literally hundreds of thousands of different products represented.

Finally I get this ebook, thanks for all these Dazzle Ships World War I And The Art Of Confusion I can get now!

I did not think that this would work, my best friend showed me this website, and it does! I get my most wanted eBook

wtf this great ebook for free?!

My friends are so mad that they do not know how I have all the high quality ebook which they do not!

It's very easy to get quality ebooks )

so many fake sites. this is the first one which worked! Many thanks

wtffff i do not understand this!

Just select your click then download button, and complete an offer to start downloading the ebook. If there is a survey it only takes 5 minutes, try any survey which works for you.


Why the name Erlkönig?

During the 1950s, Oswald and Heinz-Ulrich Wieselmann published unsolicited in the auto magazine “Car, engine and sport“Photographs of camouflaged vehicles. The manufacturers felt hurt, because the first time the small sensation was a large audience and at the same time competitor presents. So far, these have been unproven and unpublished recordings. Wieselmann and Oswald published the photographs under the heading "Erlkönig“In a separate section.

Johann Wolfgang von Goethe had to serve because of his ballad of the same name. From this point on, all test vehicles adorned themselves as "Erlkönige". The verse "Who rides so late through night and wind"? has been changed to "Who is driving so quickly through rain and wind?“The manufacturers of the time have since made every effort to admit both the competition and the journalists with the“ Erlkönigen ” irritar. The aim was not to let anything about the technology and design leak out from random snapshots. The automobile industry thus took over the camouflage of the warships of the time in order to adapt the shape and equipment of its own vehicles encode.

Photographing a “Erlkönig” these days?

In order to be able to photograph test vehicles nowadays, high-quality cameras are available that are built into conventional smartphones. These can capture high-resolution images of current test vehicles more often and more easily than was possible years ago. The manufacturers are therefore working on increasingly sophisticated camouflage films.

Is Wilkinson Still Attractive Today?

However, the dazzle pattern is not just used to disguise vehicles these days. With a combination of Surfboard and spy suit Sharks should be irritated and surfers should be protected from shark attacks. Even 100 years after the invention of the artist Norman Wilkinson, the designers are still relying on the patterns he created.

At the end. A Erlkönig is a prototype of a vehicle that is supposed to be camouflaged. Manufacturers try to keep the vehicles and their actual appearance a secret. Photojournalists are hunters: Their goal is to uncover the secret of the vehicles ahead of time and to sell the photographs profitably to the tabloid press as well as to specialist magazines.

Summary information on the subject of Erlkönig cars:

  • Erlkönige should in particular disguise the body design during test drives.
  • Goethe's poem gives the term "Erlkönig" its name.
  • first release was a Mercedes Benz 180.

We hope that you have received our information report on the topic / term Erlkönig from the Autotuning category. Our goal is to have the largest German-speaking tuning lexicon (Tuning Wikipedia) and to explain tuning technical terms from A to Z easily and understandably. We are therefore expanding this lexicon almost daily and you can see how far we have already come AQUÍ ver. And soon the next one will be Tuning scene concept illuminated by us. There's a theme that no puede ser can be found in our Wikipedia? Then send us an email at [email protected] and gives us the term. We will write a suitable article as soon as possible. PD. By the way, you will be informed about new topics if you have ours Feed subscriber.

Below are a few examples from our tuning lexicon:

But of course tuningblog has countless other articles on the subject of cars & car tuning in stock. Do you want to see them all? Just click HERE and look around. We would also like to provide you with news aside from the tuning. In our category Tips, products, information & Co we pick up contributions from car or accessory manufacturers. And also our category Test sites, laws, offenses, information has almost daily new information for you. Here are a few topics from our tuning wiki:


Ver el vídeo: El enemigo interior: el juego de poder del ejército alemán I LA GRAN GUERRA - Semana 17